El Plan contempla pasar de un modelo de «grandes residencias» a otro más «desinstitucionalizado»

 

El 5,7% de los fondos europeos para el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado este miércoles por el Gobierno español, que serán transferidos en los próximos tres años, irá destinado a reforzar la economía de los cuidados a mayores y dependientes, así como a políticas de empleo, lo que supone 4.100 millones de euros del total de 72.000 millones.

En concreto, una de las políticas palanca recogidas en el Plan es el refuerzo de la economía de los cuidados, desde la atención a las personas dependientes o vulnerables, al cuidado de los mayores, «que se han visto expuestos de manera más importante a lo peor del virus», tal y como señala el Plan.

En este contexto, el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, precisa que es «imprescindible» articular un plan específico que «vuelva a situar a las personas en el centro de la economía», asegurando «que nadie queda atrás ni al margen de la sociedad» y «valorando adecuadamente las tareas de cuidados y los servicios sociales».

Para ello, este Plan incluye un Plan de choque para la economía de los cuidados y refuerzo de las políticas de inclusión, para desarrollar nuevas redes de teleasistencia, modernizar los sistemas de atención a personas dependientes y desarrollar nuevas infraestructuras residenciales que faciliten la autonomía de cuidados de larga duración de las personas mayores y dependientes.

Asimismo, contempla la orientación del modelo residencial hacia un modelo más desinstitucionalizado centrado en la atención a las personas, y mejor conectado con la red de Atención Primaria de Sanidad.

En concreto, fuentes gubernamentales precisan que el objetivo es pasar de un modelo centrado en grandes residencias a otro más desinstitucionalizado, con mayores inversiones en centros de día, centros de proximidad, teleasistencia y atención domiciliaria, como ya ocurre en algunos territorios de España.

Las mismas fuentes precisan que el Gobierno ha hecho un esfuerzo importante en este plan porque quiere contribuir a cerrar la brecha de género desarrollando infraestructuras frágiles en España, como las relacionadas con los cuidados.

ASILO E IMV

El Plan también contempla abordar la reforma del modelo de acogida de solicitantes de asilo y protección humanitaria, de forma que «se garanticen unas capacidades alineadas con las necesidades del sistema y se incremente su eficiencia».

Por otro lado, dentro de las políticas de empleo, el Plan recoge el impulso a las políticas de inserción laboral articuladas en torno al despliegue del Ingreso Mínimo Vital (IMV).

Así, indica que, con la colaboración de las comunidades autónomas y las entidades locales, se pondrán en marcha «itinerarios de inclusión» adaptados a los diferentes perfiles de vulnerabilidad de los beneficiarios del IMV, y cuyo diseño permitirá su monitorización y evaluación permanente. Los resultados obtenidos sobre el éxito de estos itinerarios de inclusión servirán también para informar el rediseño de las políticas activas de empleo.

El Fondo de Recuperación europeo permitirá a España obtener financiación por hasta 140.000 millones de los cuales alrededor de 72.000 millones se desembolsarán en forma de transferencias y el resto a través de préstamos.

La canalización de dichos fondos a España se efectuará a través del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia, que permitirá a España obtener más de 59.000 millones de euros en transferencias; y del REACT-EU, que permitirá a España obtener financiación por un importe de unos 12.000 millones.

El Gobierno concentrará el esfuerzo de movilización de los cerca de 72.000 millones de transferencias en los primeros tres años (2021-2023).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí