El Gobierno central trabaja para encontrar soluciones que permitan adelantar la llegada de internet a zonas rurales sin cobertura antes de 2025, horizonte con el que se trabaja para que todos los ciudadanos tengan al menos 100 megas de velocidad en el acceso a la red.

Así lo ha señalado el secretario general para el Reto Demográfico del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), Francés Boya, quien ha participado este martes en la sede del Consejo Económico y Social de Castilla y León en un encuentro sobre el reto demográfico organizado por la Cadena Ser.

Boya, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha aclarado que en España sí se ha trabajado para extender la banda ancha en España y ha asegurado que es el país en el que más fibra óptica se ha tirado y supera a Alemania, Francia e Inglaterra juntos, lo que ha permitido llegar a un 93 por ciento de la población y queda un 7 por ciento que se corresponde con zonas rurales.

A este respecto, el secretario general ha afirmado que este porcentaje debe de cubrirse y ha recordado que se trabaja con un horizonte de 2025 para que todos los ciudadanos tengan 100 megas.

Sin embargo, ha asegurado que se quieren encontrar «soluciones previas» y se trabaja para, «de forma más inmediata», se pueda resolver ese problema en estas zonas que todavía no tienen cobertura.

Francés Boya se ha expresado así tras referirse a la tecnología como uno de los instrumentos que pueden ser útiles para luchar contra la despoblación en el ámbito rural con los trabajos que pueden basarse en plataformas telemáticas o que permite el teletrabajo, algo que se ha visto con la pandemia, que ha hecho reflexionar sobre «muchas cosas» como el hecho de «cómo» se habita en las ciudades y la calidad de vida, lo que ha provocado un cierto reflejo de una parte de la sociedad que esté «repensando» ese modelo de vida y está mirando al ámbito rural.

Boya cree que hay que «reflexionar» ante el reto demográfico y explicar las políticas para frenar la despoblación, algo que ha asegurado que el Gobierno ha iniciado en esta etapa en un momento «difícil» tanto por la pandemia como por la crisis económica.

OPORTUNIDADES

Sin embargo, a su vez, ha apuntado como un momento de cambio y de oportunidad en el que se cuentan con instrumentos importantes para transformar el país a través del plan de recuperación y resiliencia y «eso, sin duda alguna, tiene que notarse desde el punto de vista de las políticas en el mundo rural y la cohesión territorial».

En este sentido, ha recordado que se ha redactado un plan con 130 medidas que tiene que ver con el mecanismo de recuperación y hay una inversión prevista de 10.000 millones de euros para cohesión territorial y «tiene que ser un cambio» en este proceso, para lo que ha afirmado que se necesita de la concurrencia de las administraciones autonómicas y locales y del conjunto de la sociedad.

«Es un proceso que requiere una reflexión profunda de la sociedad para revertir el proceso y para tener un país más equilibrado desde el punto vista social y territorial», ha apuntado.

El secretario general para el Reto Demográfico ha apuntado que la despoblación en el mundo rural es un problema que tiene gran profundidad, también desde el punto de vista de la historia, y ha recordado que al final de la dictadura franquista por ejemplo se inició un flujo hacia determinadas ciudades donde se instalaron industrias y centros de producción que arrastraron a mucha gente «porque allí había trabajo y en el resto del país había pobreza».

Pero además, ha agregado, el Estado del Bienestar no ha revertido eso y, aunque ha mejorado la calidad de vida de los ciudadanos y se ha progresado, no se han aplicado políticas «correctoras» como sí han hecho otros países europeos, algo que ha afirmado que se está haciendo ahora «por primera» con un Gobierno que ha creado una Secretaría General para abordar este problema.

En este contexto, ha señalado la necesidad de buscar soluciones, también en cuestiones como los problemas que suscita el lobo, y los «difíciles equilibrios» que hay que buscar en un proceso de cambio con la biodiversidad como valor a proteger y que hay que hacer «compatible» con el mundo rural y las actividades que allí se realizan.

Así, ha abogado por buscar consenso y soluciones, «algunas de las cuales deben ser imaginativas», y desde el punto de vista del reto demográfico lo que se quiere es «aportar y ayudar», especialmente a los ganaderos y personas del mundo rural.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí