No es habitual que aún se sigan conservando los lavaderos en muchos pueblos.

Sin embargo, en Cobos sí los han matenido y mejorado, siendo uno de los lugares más queridos por sus vecinos y vecinas.

A su lado se encuentra el cartel de bienvenida al pueblo forjado en hierro.

El caudal de su pilón es muy abundante y continuo a lo largo de todo el año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí