Palencia celebrará un año más la tradicional Fiesta del Obispillo el 28 de diciembre a partir de las 18,30 horas y en la Catedral

Desde donde partirá en procesión, una vez investido con tal cargo, hasta la escalinata del Ayuntamiento, lugar en el que será recibido por el Alcalde de la capital, Mario Simón, para atender sus peticiones y propuestas.

El obispillo de este año es Carlos Martínez Lera, de 11 años, alumno de 6º de Educación Primaria en el Colegio Ave María de Palencia.

La festividad del Obispillo tiene su origen en el Siglo XIII y conmemora la figura de San Nicolás, obispo que falleció muy joven y que al morir dejó todas sus riquezas a los niños y a los pobres.

Según la tradición, durante casi siete siglos, era San Nicolás quien traía los regalos de Navidad, como aún sigue sucediendo en Alemania, Bélgica y otros países de Europa. En España, sin embargo, en el siglo XIX los Obispos decidieron cambiar esa figura por la de los Reyes Magos de Oriente, debido a la paganización que del santo se había producido, fundamentalmente en Norteamérica, donde se había convertido en Santa Claus.

Así, en esa época dejó de celebrarse la fiesta del Obispillo, y se retomó a finales del siglo pasado. Se consideraba que encarnaba a San Nicolás, y se le investía como autoridad eclesiástica el día de la festividad del Santo (6 de diciembre), y se convertía en el representante de los niños de la Diócesis ante las distintas autoridades civiles.

Retomando la tradición europea auténtica, que simboliza la entrega de las riquezas de San Nicolás entre niños y necesitados, desde el año 2012 se lleva a cabo el reparto de mandarinas entre los niños que contemplan la comitiva en las calles, durante el cortejo organizado en Palencia.

Tendrá lugar el 28 de diciembre de 2019, festividad de los Santos Inocentes, iniciándose a las 18:30 horas con una misa en la catedral, posteriormente se celebrará la ceremonia de investidura y una procesión desde la seo hasta el Ayuntamiento (se iniciará a las 19:00 horas aproximadamente), regresando tras las intervenciones del propio Obispillo y el Alcalde a la Plaza de la Inmaculada, lugar donde finalizará el acto.

La comitiva que acompañará al Obispillo estará compuesta por un grupo de Danzantes acompañados de dulzaineros, otro de pequeños burros conducidos por pajes, que irán repartiendo mandarinas y caramelos, cargados en las alforjas de los animales, y un caballo blanco.