Juan Jesús Blanco (PP) afirma que con el anterior equipo se ha perdido un año en Guardo. Gemma SanFélix (PSOE) asegura que los populares no ofrecen ni principios ni dignidad

Juan Jesús Blanco se ha aupado a la Alcaldía de Guardo tras aprobarse la moción de censura presentada por PP y Cs contra la hasta hoy alcaldesa, Gemma SanFélix.

Siete minutos han tenido los partidos con representación en el Ayuntamiento de Guardo para exponer sus posicionamientos. La moción se justificó en la falta de iniciativas serias y de liderazgo de la Alcaldía y la falta de proyecto de futuro para Guardo y comarca.

«Antes de que sea demasiado tarde, hemos planteando un giro en la política local para enderezar el rumbo del municipio en estos tres años», se expuso.

También se aludió a la carencia de empatía de la alcaldesa y el equipo de Gobierno hacia el tejido empresarial, la falta de liderazgo de la regidora y el desconocimiento de la administración, «actuando a destiempo».

Juan Jesús Blanco (PP) aseguró que Guardo necesita afianzar población a través del empleo y es algo «que se ha dejado a un lado, y se ha perdido un año en este aspecto».

«Nosotros hemos seguido trabajando y de algunas reuniones hemos sido excluidos», aseveró Blanco, minutos antes de acceder de nuevo a la Alcaldía.

La todavía alcaldesa, Genma SanFélix aseguró en su intervención que el acuerdo que se alcanzó en su día con Cs les permitía asumir una tarea nada fácil, «un municipio desgastado por sus políticas».

«Acepto las reglas del juego, acepto que suman para llevar a cabo la moción. El PP ha sido incapaz de sumar, en lugar de restar. No seré yo ni mis compañeros los que tachemos a este gobierno de ilegítimo. A pesar de que no nos es favorable, ustedes, el PP, deshoran las herramientas democráticas», apuntó la edil guardense.

«Sin principios, sin dignidad, ¿qué ofrecen? Sin ética política se viene a traicionar, la traición es a todos los vecinos y vecinas de Guardo.», sentenció. «Lo público se gestiona, no se manosea», añadió.

Defendió su gestión estos 12 meses y anunció que ayer no era el final de nada. «Desde la oposición nos tendrán de una forma leal. No nos quitan la ilusión. Este cambio nos reafirma en la pelea diaria de elevar las necesidades de Guardo a las administraciones públicas».

Desde Podemos, Ricardo López, socio de gobierno del PSOE señaló que Blanco «nos genera desconfianza».

«Nos genera desconfianza porque públicamente ha manifestado que ha conspirado durante 10 meses contra este gobierno municipal».

La ronda de intervenciones la continuó Ciudadanos, cuyo apoyo ayer fue fundamental para que el PP recuperara la Alcaldía de Guardo un año después de las elecciones municipales.

José Carlos Narganes afirmó que «hace un año decidimos dar nuestra confianza al PSOE, una apuesta arriesgada para nosotros. El tiempo ha demostrado que nos equivocamos».

«Sistemáticamente habéis incumplido el acuerdo», aseveró el edil para defender su posterior apoyo al candidato del PP.

«Me has llamado traidor, torpe.. pero lo más grave es que insinúas que soy un corrupto», acusó a la ex-regidora para recordarle que «solo me mueve el interés general».

Eugenio Bravo (PSOE) cerró el turno de los partidos con representación en el Consistorio. Recordó que «por encima de todo prima la democracia y esto tiene cabida. Lo peor de la cabida es el momento y la motivación».

Se trata de una moción «vacía de contenido, lo mismo que la aportación del PP estos meses» para a renglón seguido apostillar que «hoy venimos a llevar a cabo el pleno de la vergüenza».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí