La industria de la alimentación y bebidas ha advertido que 2020 no será un buen año para el sector, ya que este ejercicio acabará con la tendencia de crecimiento de los últimos seis años por el impacto del coronavirus, que provocará un descenso de la producción de casi el 4% o del 8%, dependiendo de si hay un rebrote de la Covid-19 a lo largo del año.

«El 2020 va a acabar con la tendencia de crecimiento de los últimos seis años, pero con las medidas adecuadas este año puede ser una mala pesadilla que pase rápido», ha asegurado el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo, que ha recordado la importancia de recuperar cuanto antes el canal Horeca y el turismo.

De esta forma, el sector ha realizado unas estimaciones sobre cómo cerraría este año en el caso de no haya un rebrote del coronavirus o de si lo hubiera, como se especula, para finales de año.

En el caso del primer escenario, se prevé una caída de la producción de un 3,8%, que sería un «impacto brutal», hasta alcanzar los 114.748 millones de euros, con un descenso de las exportaciones del 6% (30.407 millones de euros) sobre todo en el caso de las bebidas (-8,2%), mientras que se destruiría 4.000 empleos.

Sin embargo, el escenario más dramático sería con un posible rebrote de la Covid-19 en lo que queda de año. Así, se estima una caída de la producción de hasta el 8% (109.708 millones de euros), con un desplome del 11,3% de las ventas al exterior, hasta alcanzar los 28.690 millones de euros, niveles similares a 2016, y un pérdida de 11.000 empleos. «Una situación que no veíamos desde hace muchos años», ha señalado García de Quevedo.

El director general de FIAB ha reiterado la necesidad de que el Gobierno disponga de una serie de medidas para mitigar el impacto de esta crisis. Así, ha vuelto a reseñar la necesidad de garantizar liquidez a las empresas, así como evitar medidas impositivas que lastren el consumo. «Se ha demostrado que esos impuestos lo que hacen es bajar y destrozar el consumo», ha recordado.

El sector también insta a fomentar y proteger el empleo con medidas como la flexibilización y alargamiento de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), además de la necesidad de generar confianza desde los ámbitos públicos.

ARANCELES DE TRUMP Y BREXIT

García de Quevedo ha solicitado al Gobierno también un mayor apoyo a las exportaciones de los productos españoles, afectados ya por los aranceles de Estados Unidos y ante la amenaza del ‘Brexit’. «Hemos encontrado muchas dificultades para exportar por el cierre de mercados, y éste ha sido nuestro eje de crecimiento en los últimos años y no podemos perderlo», ha recalcado.

De esta forma, la industria agroalimentaria registró un crecimiento del 6% de sus exportaciones en 2019, hasta alcanzar los 32.363 millones de euros.

En este sentido, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, ha mostrado la preocupación del Gobierno por posibles medidas proteccionistas por parte de algunos países. «Con la crisis es cierto que hay una nueva corriente de proteccionismo que nos preocupa y no es bueno. No nos conviene a ningún país y hay que preservar el mercado único europeo», ha reiterado.

Respecto a las negociaciones con la Admnistración de Estados Unidos por los aranceles a la aceituna de mesa, aceite de oliva o vino, Miranda ha señalado que la actitud de España es la de «solventar las diferencias para desescalar la problemática y normalizar las exportaciones», aunque ha recordado que en este momento en EEUU están en «modo electoral», lo que dificulta el llegar acuerdos.

Desde FIAB han recordado que los aranceles están teniendo impacto en las exportaciones españolas de determinados productos sobre todo en aceite de oliva y vino, ya que las ventas a Estados Unidos crecieron el pasado año un 10% hasta octubre, fecha en la que se impusieron las tasas, lo que provocó una caída en productos con aranceles de hasta un 12% de octubre a diciembre.

Respecto al Brexit, que también podría impactar en los productos españoles este año, García de Quevedo confía en que la Unión Europea negocie como un «solo bloque» y con una «postura común y fuerte» para que los productos españoles no se vean afectados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí