Empresas ubicadas en 26 municipios palentinos podrán optar a financiación del Reindus 2020, con un 28% más de presupuesto

Un total de 243 municipios de las nueve provincias de Castilla y León han sido definidos como zonas prioritarias para que las empresas ubicadas en ellos puedan optar a las ayudas a la financiación del Programa Reindus 2020 del Ministerio de Industria, que cuenta este año con un total estatal de 340,9 millones de euros, un 28,1 por ciento más que en 2019.

Así lo ha explicado este jueves el delegado del Gobierno accidental de Castilla y León y subdelegado de Valladolid, Emilio Álvarez, que ha detallado la nueva convocatoria de este Programa de Reindustrialización y fortalecimiento de la competitividad industrial, conocido como Reindus, que el Gobierno de España aprobó a finales de julio y cuyos detalles se han publicado en el BOE este lunes 10 de agosto.

En total, el Programa Reindus ofrece hasta 340.920.000 euros en modalidad de préstamo reembolsable para financiar inversiones y gastos abordados por empresas pequeñas, medianas o de mayor tamaño ubicadas en las denominadas como zonas prioritarias. Ese presupuesto, según han señalado fuentes de la Delegación del Gobierno, es superior al de la convocatoria de 2019, cuando se dotó al programa con 266 millones de euros.

En el caso de Castilla y León, se han definido como prioritarios un total de 243 municipios de las nueve provincias, encabezadas por León, que cuenta con 54 ayuntamientos en esta lista y seguida por Zamora, con 29; Segovia, con 27; Palencia, con 26; Ávila, con 24; Burgos, con 23; Salamanca y Valladolid ambas con 22; y Soria con 17.

En Palencia son: Aguilar de Campoo, Guardo, Santibáñez de La Peña, Alar del Rey, Herrera de Pisuerga, Torquemada, Baltanás, Magaz, Velilla, Barruelo de Santullán, Monzón de Campos, Venta de Baños, Carrión de los Condes, Osorno La Mayor, Villada, Castrejón de la Peña, Palencia, Villalobón, Cervera de Pisuerga, Paredes De Nava, Villamuriel de Cerrato,
Dueñas, La Pernia, Villarrabé, Grijota y Saldaña.

Álvarez ha apuntado que, por el momento, no se puede conocer en concreto la cifra de financiación que puede llegar a las empresas de Castilla y León hasta saber las necesidades que presenten los proyectos que sean seleccionados.

La elección de estas zonas prioritarias, según ha apuntado Emilio Álvarez, responde a unos criterios objetivos que se definen con la participación del Ministerio de Industria y las comunidades autónomas, y entre ellos pueden estar «desde la situación en cada una de las zonas, hasta la necesidad de modernizar las industrias». Así, se tienen en cuenta todos los baremos que presentan las CCAA, y resulta fundamental para que el Ministerio lo tenga en cuenta, los criterios de viabilidad, el esfuerzo por parte de la empresa y la existencia de proyectos que tienen necesidad de innovación y posibilidad de futuro.

CONSOLIDAR LA INDUSTRIA TRAS LA CRISIS DEL COVID

Los objetivos de este plan son principalmente la consolidación de la industria tras la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia del COVID-19, y sobre todo relanzar la producción industrial y conseguir un reposicionamiento de las empresas del sector en el mercado de una manera rápida y sostenible, de acuerdo con los objetivos de sostenibilidad ambiental y avanzando hacia la transición ecológica.

Entre las acciones que se pretende cubrir, en primer lugar se busca la mejora y modificación de líneas de producción, la adquisición de equipos, inversiones para la reducción de gases de efecto invernadero, prevención de la contaminación, introducción de la economía circular en el proceso productivo, o la implementación de sistemas de tecnología 4.0.

EL PLAZO FINALIZA EL 20 DE AGOSTO

Para optar a esta financiación, las empresas deben estar radicadas en España y concretamente en las zonas prioritarias, se debe presentar la solicitud antes del 20 de agosto y tienen que incluirse proyectos que ya estén en marcha y no incluir algo pendiente a la espera de recibir financiación para iniciar el trabajo, como ha precisado Álvarez.

La convocatoria de 2020, ha añadido el delegado del Gobierno accidental, incorpora algunas ventajas, como el marco temporal de las ayudas, y la mejora de las condiciones de financiación con tipos de interés «más favorables» y menores condiciones de garantía.

Así, según el tipo de beneficiario, en el caso de pymes sería un interés del 0,1 por ciento en operaciones de financiación con un plazo de un año; de un 0,19 si es a dos o tres años; y de 0,59 si es a cuatro, cinco o seis anualidades. En las grandes empresas, los porcentajes serían, respectivamente, 0,19, 0,69 y 1,69 por ciento.

La norma, como ha recordado Álvarez, establece que la gestión de este Programa corresponde al Ministerio pero participan en el mismo las comunidades autónomas, ya que la norma establece que la Dirección General de Industria y Mediana y Pequeña Empresa se encargará de la ordenación, instrucción y seguimiento, pero con colaboración de la Junta de Castilla y León.

La evaluación de las solicitudes se realizará exclusivamente través de la información aportada por el solicitante, y corresponderá al Ministerio de Industria, que deberá publicar las propuestas de resolución en el portal de ayudas del Ministerio, antes de 6 meses desde la publicación de la convocatoria, lo que llevaría al 10 de febrero de 2021.

BALANCE DE 2019

En la anterior convocatoria de este programa, la de 2019, se contó con un total de 266 millones de euros de financiación en el ámbito estatal, con los que se aprobaron 15 proyectos para empresas industriales de Castilla y León, con una inversión de 32 millones de euros.

De estos 15 proyectos, siete afectaron a empresas de Valladolid –tres de la capital, y otras cuatro de Olmedo, La Cistérniga, Medina del Campo y Peñafiel–, además de otros ocho repartidos entre Burgos, León, Soria, Segovia y Palencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí