La Diputación ha iniciado el proceso para resolver una de las convocatorias con más dotación económica del presente ejercicio, los planes de actuaciones prioritarias en materia de depuración y abastecimiento de aguas. Se trata de las primeras acciones puestas en marcha del III Programa CIMA (Ciclo Integral Municipal del Agua) 2020-2023, con el que la Diputación prevé impulsar inversiones y otras acciones en este ámbito por importe global superior a los nueve millones de euros en este cuatrienio.

Cerrado el plazo de presentación de solicitudes, arranca el procedimiento para estudiar las peticiones, evaluarlas y realizar la propuesta de inclusión en el listado definitivo de intervenciones que lograrán el respaldo económico de la Institución Provincial.

La menor consignación para este año se explica por la experiencia de los dos programas CIMA anteriores, ya que en la primera convocatoria hay más peticiones de los entes locales para estudios previos, anteproyectos y redacción de proyectos de obras que se ejecutan en los posteriores ejercicios, elaboración de documentos que también son actuaciones subvencionables. En cambio, no son objeto de esta convocatoria la adquisición de terrenos para instalar elementos de abastecimiento o depuración, ni las obras de limpieza, explotación o mantenimiento de sistemas existentes, ni las obras en la red de alcantarillado en los cascos urbanos, que pueden solicitarse a través de los Planes Provinciales.

 

Por lo que respecta al plan de actuaciones prioritarias en abastecimiento, la Diputación acoge en esta convocatoria las inversiones en elementos de la infraestructura hidráulica «en alta», como obras de captación, aducción o traída, tratamiento y estación potabilizadora, depósito y elementos auxiliares para el funcionamiento (equipos de impulso, tuberías auxiliares, bombas, válvulas…). Podrán presentar obras completas, cuya ejecución necesite una planificación que proporcione a la localidad soluciones a largo plazo que garanticen el suministro de agua potable a la población.

En cambio, no son objeto de esta convocatoria, ya que existe otra anual específica de subvenciones mediante concurso por parte de la Diputación, las pequeñas obras y reparaciones en los sistemas de abastecimiento por actuaciones de emergencia en el ciclo hidráulico, ni las obras en la red de distribución del agua, que los ayuntamientos y las juntas vecinales suelen incluir en sus solicitudes de Planes Provinciales.

Mientras que el plan de obras prioritarias para abastecimiento está abierto a todos los ayuntamientos y localidades del medio rural (menos de 20.000 habitantes; es decir, todos los núcleos de población salvo la capital palentina), en el plan de obras prioritarias para depuración se han establecido unos requisitos para que los entes locales puedan ser beneficiarios: podrán acogerse los núcleos de población con más de cien habitantes según el último padrón, que no tengan más de dos mil habitantes equivalentes (conforme al Real Decreto-Ley 11/1995 que establece las normas de tratamiento de aguas residuales urbanas, donde se ponderan otros factores no demográficos), y que aún carezcan de un sistema de depuración, o bien dispongan de uno «no adecuado» según el inventario de vertidos de la Confederación Hidrográfica del Duero.

La Diputación aprobó en el pleno ordinario del mes de enero el impulso a estas primeras actuaciones del III Programa CIMA 2020-2023 del Ciclo Integral Municipal del Agua, que en estos cuatro próximos años de desarrollo supondrá una inversión global de unos nueve millones de euros, una cifra similar a cada uno de los CIMA anteriores 2012-2015 y 2016-2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí