Cuando aparecen los primeros signos de deterioro cognitivo, es común pensar que todo está perdido. Sensaciones como el medio, el desánimo o la soledad se apoderan de personas que, hasta hace poco, quizá eran activas y seguras de sí mismas. Emociones que comparten también sus familiares, a menudo convertidos en la importante figura del cuidador.

Teresa Puentes es la fundadora de EvocaCognitiva. Un proyecto que se aleja de la mera prestación de servicios de apoyo a las personas mayores y dependientes. «Estudié Empresariales, pero siempre he tenido una vocación social importante. Tras trabajar 8 años en este sector, me tomé un tiempo de descanso en el que tuve a mis hijos y volví a la Universidad a estudiar Educación Social». Así se crearon las condiciones necesarias para que, un tiempo después, Teresa uniera el respeto y admiración que le merecen las personas mayores con el ánimo de emprender su propia empresa.

«Tenía claro que seguir viviendo en casa es uno de los factores que más contribuyen a favorecer a las personas mayores. No se trata únicamente de prestar ayuda a domicilio, sino de estar al lado de quienes empiezan a perder capacidades cognitivas, desde las actividades de su vida cotidiana». Su propuesta, que lleva a cabo con la labor conjunta de terapeutas ocupacionales y psicólogas especializadas (son 7 mujeres en el equipo) mereció la acreditación de la Junta de Castilla y León como servicio de promoción de la autonomía personal. Ello permite que las familias puedan financiar parte del servicio a través de la Junta, de manera totalmente accesible para las personas que tienen una valoración de situación de dependencia.

«Normalmente son los hijos quienes contactan con nosotros y manifiestan un estado que es común: su padre o madre han estado muy bien hasta ahora, pero empiezan a perder ciertas capacidades. Sin embargo, quieren seguir viviendo en su casa». No se trata de un problema de capacidad, añade Teresa, sino de evitar una pérdida de autonomía que puede ser irreversible. La terapia, que a veces se basa en un diagnóstico médico y otras simplemente en la observación y la elaboración de un plan individual de atención, tiene lugar en casa: en el entorno habitual de la persona mayor. «Trabajamos semana a semana, con una o dos sesiones. Es importante que sea en su domicilio, porque nos permite ver dónde y cómo vive la persona, qué dificultades tiene en ese entorno, cuáles son sus intereses o motivaciones».

Y a partir de ahí, se lleva a cabo el trabajo que no solo persigue frenar el deterioro o recuperar el daño, si es posible, frente a eventos como por ejemplo un ictus, sino también motivar y mejorar la autoestima de esa persona, en pro de su calidad de vida y la de su familia. Teresa pone el ejemplo de un varón que dejó de salir de casa por miedo a errar en el cálculo a la hora de pagar en la cafetería a la que acudía regularmente. «Ayudarle a afrontar ese problema fue una gran satisfacción, porque pudo recuperar su lazo social y evitar así una situación de aislamiento».

Otro de los proyectos que EvocaCognitiva oferta en Valladolid, Segovia y Palencia es el programa ‘Por mí mism@’, que extiende su filosofía de trabajo al medio rural a través de sesiones en grupo organizadas en colaboración con los Ayuntamientos.

Todos los servicios de esta empresa pueden consultarse en www.evocacognitiva.com.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí