El Gobierno ha habilitado un fondo de 275 millones de euros para ayudar a los sistemas de transporte urbano, metros y autobuses competencia de los ayuntamientos, a afrontar los déficit y agujeros generados en sus cuentas por el parón de la movilidad y de actividad durante el estado de alarma y por los costes de las medidas de prevención ante el virus

El fondo podría ampliarse hasta 400 millones en caso de constatar que no es suficiente este primer tramo, que se incluye en el Real Decreto de medidas para entes locales aprobado este martes en el Consejo de Ministros.

El lanzamiento de este fondo se suma a las iniciativas de apoyo puestas ya en marcha por el Ejecutivo para el sector del transportes, en este caso terrestres, uno de los más castigados por la crisis.

Así, hace unos meses articuló un fondo de 800 millones para ayudar a los transportes públicos competencia de las comunidades autónomas.

También ha diseñado medidas para mejorar la liquidez a las compañías de autobús y los transportistas de mercancías. En caso del ferrocarril, autorizó a Renfe a elevar su endeudamiento en 1.000 millones de euros.

Respecto al resto de transportes, el marítimo ya cuenta también con un plan de descuentos y moratorias de tasas portuarias, y el aéreo, más vinculado a la política común europea, tiene disponible el fondo de ayuda a empresas de sectores estratégicos habilitado por el Ejecutivo.

GARANTIZAR LA PRESTACIÓN DEL SERVICIO.

En cuanto al fondo para transportes locales que lanza ahora el Gobierno, a través del Ministerio de Transportes y Movilidad, su objetivo es «garantizar la continuidad de la prestación de un servicio público esencial para todos los ciudadanos y la viabilidad del tejido empresarial necesario para su prestación».

El Ejecutivo estima que beneficiará a unas 360 entidades locales, dado que podrán optar la fondo los transportes dependientes de ayuntamientos, diputaciones provinciales, incluidas las diputaciones forales, los consejos y los cabildos insulares.

Los recursos del fondo se destinarán a cubrir el déficit que los distintos transportes locales hayan registrado o registren durante el estado de alarma y hasta finales de año a consecuencia de la «extraordinaria reducción de ingresos por venta de billetes, a su vez derivada de la drástica reducción de la demanda».

También sufragará los costes extraordinarios que estas empresas afrontaron para articular las necesarias medidas de prevención, limpieza y desinfección ante el virus y por la limitación de la ocupación de los vehículos por motivos sanitarios.

El Ministerio aseguró que la asignación de la financiación a cada entidad local se determinará de forma «transparente y a partir de criterios objetivos, estimando el déficit extraordinario como un porcentaje de la cuantía de los ingresos por tarifa de un año tipo, considerándose como tal el 2018».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí