Fuentes de Oñoro, en Salamanca, ha sido elegida zona piloto para la implantación del proyecto de transporte de la demanda gratuito a través de las nuevas tecnologías

Fuentes de Oñoro, en Salamanca, ha sido elegida por la Junta de Castilla y León como la zona piloto para la implantación a partir del mes de marzo del proyecto de transporte de la demanda gratuito a través de las nuevas tecnologías que culminará en marzo de 2022 cuando se prevé llegar a 5.000 localidades, 123 zonas de transporte y a 1,2 millones de personas potencialmente beneficiarias.

«Es una magnífica noticia», ha significado el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, en la presentación de esta iniciativa, un paso más en el transporte a la demanda implantado «de forma pionera» hace ya 17 años y que pretende garantizar la «completa movilidad en el medio rural» y facilitar el acceso de los ciudadanos a los servicios públicos para contribuir a la lucha contra la despoblación.

Para ello, se ha creado un sistema de autobús gratuito a la demanda en el medio rural, denominado Bono Rural, que inicialmente cubrirá 17 municipios de la zona de Fuentes de Oñoro con siete rutas a disposición de casi 14.000 habitantes, un proyecto que se ampliará de forma progresiva «mes a mes» y a razón de «una zona por provincia» para concluir el año con 80 zonas en ese objetivo de tener cubiertas todas las rutas en marzo de 2022.

Según ha explicado el presidente, al ser un transporte a la demanda se necesita una reserva previa y, después, para acceder al autobús el usuario deberá acerca al terminal del conductor el código de barras de una app gratuita descargada en el teléfono móvil. También podrá acercar a ese terminal una tarjeta física «de uso perpetuo y con viajes ilimitados» que se podrá adquirir en el mismo autobús con un único coste inicial de custodia de 5 euros, importe que, según ha aclarado Fernández Mañueco, no tiene un afán recaudatorio sino de buen uso de la tarjeta.

El presidente ha cifrado la inversión inicial de la Junta en 300.000 euros que alcanzará los 600.000 en los años sucesivos, cuando se hayan integrado todas las rutas en el nuevo y «moderno» sistema. Según ha recordado, estas cantidades se suman a los 6,2 millones de inversión anual de la Junta para mantener el servicio de transporte a la demanda que forman parte de 13 millones de euros que aporta el Gobierno autonómico todos los años para equilibrar el déficit del transporte de viajeros por carretera en Castilla y León.

«Es un sistema sostenible y comprometido con el medio rural», ha significado el presidente que ha reivindicado el impulso a la movilidad y a la mejora de la calidad de vida de los habitantes de las zonas rurales «puesto que facilitará su acceso a servicios básicos, a las gestiones administrativas y también al ocio y al comercio».

A esto ha añadido que se trata de una apuesta por la igualdad de todos los ciudadanos, tanto del medio rural como urbano, a la hora de acceder a los servicios básicos como son la sanidad o los servicios sociales, y ha insistido en que esta iniciativa constituye un avance en la modernización de Castilla y León, «puesto que conlleva la extensión y el uso de las nuevas tecnologías en el ámbito rural, algo que también se extiende a otros ámbitos como el de los Servicio Sociales

Por otro lado, ha informado de que el lunes saldrá publicado en el Bocyl el nuevo mapa de transporte de viajeros que permitirá conocer los proyectos de explotación y las posteriores concesiones en el objetivo de la Junta de llegar en 2023 a todos los rincones de la Comunidad, es decir, a las 1.200 localidades de las 6.200 que aún no tienen acceso al transporte público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí