Guardería Cielo Animal, ubicada en la calle Río Rubagón, 9 (tlf: 979 18 28 79 – 655 933 233), ofrece servicio de guardería vacacional y de día para nuestros pequeños peludos (perros, gatos y roedores). TUS MASCOTAS EN LAS MEJORES MANOS

Con la llegada del verano y el aumento de las temperaturas debemos extremar los cuidados de nuestros pelud@s. Los golpes de calor se producen por un fallo en el sistema de termorregulación del pelud@, provocado por una subida de temperatura, la cual el organismo no es capaz de compensar. La temperatura asciende por encima de los 40,5 grados y los síntomas más comunes son: salivación excesiva, jadeos, respiración acelerada y pelaje excesivamente caliente. En ocasiones el pelud@ puede llegar a tambalearse, convulsionar o incluso perder la consciencia. A veces se acompaña de vómitos o diarrea.

Hay determinados factores que aumentan la posibilidad de que nuestro pelud@ pueda padecer un golpe de calor. Por ejemplo, los cachorros y los perros adultos tienen más probabilidades, así como algunas razas que tienen el hocico chato como son el bulldog francés, bulldog inglés, carlino, bóxer…, por último el sobrepeso y algunas enfermedades cardíacas, respiratorias y del sistema nervioso disminuyen la capacidad del organismo para regular la temperatura.

Si sufre un golpe de calor deberemos llevarlo de manera inmediata a su veterinario de confianza, si no fuera posible la manera correcta de actuar debe ser trasladarlo hasta una zona de sombra y a ser posible fresca, mojarle con agua fría para que disminuya la temperatura, pero jamás con agua helada o hielo ya que el cambio drástico de temperatura puede provocarle más problemas.

Para que ningún peludo sufra un golpe de calor simplemente debemos seguir las siguientes pautas:

  • Evitar los paseos en las franjas centrales de calor del día, siendo las primeras y últimas horas del día las idóneas.
  • Procurar que siempre tenga agua a su disposición. En los paseos es recomendable llevar una botella de agua para ell@s.
  • JAMÁS dejarle encerrado en lugares calurosos como el coche.
  • Si viaja contigo deberás hacer paradas para que pueda estirar las patitas y beber agua.
  • Usar accesorios refrigerantes como esterillas, colchonetas, collares o arneses.

El verano es una época preciosa para disfrutar con nuestros amigos más fieles, paseos más largos, playas, embalses, piscinas, barbacoas, reuniones con familia y amigos…, pero no debemos olvidar que su salud y seguridad dependen de nosotros.

Sandra Paramio
Cielo Animal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí