Junta adaptará el ‘plan B’ educativo «en función de las necesidades de cada centro»

La Consejería de Educación ha explicado que el protocolo en el que se trabaja ante casos de COVID-19 en los centros educativos «no es un ‘plan B’ como tal» para el conjunto de los colegios e institutos, sino que contempla actuar «en función de las necesidades de cada uno», al tiempo que ha enviado un mensaje de «tranquilidad» a las familias y a toda la comunidad educativa.

La consejera, Rocío Lucas, ha subrayado la apuesta del Gobierno castellanoleonés por la presencialidad educativa para el nuevo curso, incluso a partir de tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), etapa educativa para la que el Ministerio sí daba la opción de la semipresencialidad, algo que Lucas ha defendido para otras autonomías con mayor concentración de alumnos en los centros, circunstancia que no se da en Castilla y León más allá de algunos casos concretos para los que se está buscando alternativa y que suponen un porcentaje «muy pequeño» sobre el total.

Asimismo, ha puntualizado que en caso de que hubiera que aislar grupos o centros por brotes de coronavirus, está prevista la digitalización de los centros para que dicho aislamiento «sea físico, pero no educativo» y la enseñanza quede garantizada. Para ello, a los 10.000 profesores que recibieron formación en competencias digitales durante el confinamiento se han sumado otros 7.000 en el mes de julio.

Rocío Lucas ha confirmado que todos los equipos directivos han presentado ya sus planes para el inicio del curso presencial, los cuales han recibido el visto bueno de la Consejería, por lo que previsiblemente en esta semana se irán publicando en los diferentes portales online de los centros.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí