El proceso de licitación para contratar el funcionamiento y la gestión del Centro de Tratamiento de Residuos por 3,37 millones de euros al año arrancó en febrero tras meses de estudios previos para evaluar costes e introducir mejoras. Un recurso lo paralizó

 

La adjudicación del contrato de gestión del servicio público de explotación del Complejo Ambiental de Palencia se reinicia.

Arranca de nuevo tras desestimarse el recurso especial en materia de contratación interpuesto por la Asociación Nacional de Empresas de Limpieza Pública y Cuidado del Medio Ambiente Urbano (ASELIP) contra los pliegos que rigen la licitación del contrato de concesión.

El recurso se fundamentaba en causas de diversa índole, tales como la falta de definición del objeto del contrato, la carencia de un proyecto de ejecución de obras pese a la futura realización de obras durante la ejecución del contrato, el establecimiento de varios criterios de adjudicación que no se especifican lo suficiente y finalmente, la fijación de un sistema de revisión de precios que incumple la normativa de desindexación.

Los plazos iniciales apuntaban a que sería en junio cuando se conocerían las ofertas económicas para este millonario contrato -3,37 millones de euros al año para un contrato de 10 anualidades-, para la gestión del servicio público de explotación del Centro de Tratamiento para la gestión de los residuos urbanos de la provincia de Palencia, el depósito controlado de rechazos situado en el citado Centro y las cuatro estaciones de transferencia (Guardo, Aguilar de Campoo, Saldaña y Osorno).

Dicho contrato fue adjudicado por el Consorcio Provincial el 21 de abril de 2008 por una duración de 10 años con posibilidad de dos prórrogas de 5 años.

Con el contrato que ahora se retoma su tramitación para su adjudicación, se consideraa que gracias  a las sinergias alcanzadas entre los diversos agentes que intervienen en el proceso, el aumento de la cantidad de residuos recogidos en la provincia de Palencia y tratados anualmente por el Consorcio mediante la optimización y eficiencia en los procesos, el coste unitario de la gestión de los residuos se ve reducido cada año.

Además, teniendo en cuenta la cantidad de electricidad producida por las instalaciones de
biometanización y por los vertederos, así como la necesaria para cubrir las necesidades
eléctricas del complejo ambiental, se obtiene un excedente de energía que se puede exportar a la red y suponer ingresos adicionales para la instalación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí