Castilla y León ha registrado además el invierno más cálido junto al del año 1990 desde 1951

Esta es la principal predicción que ha realizado la Aemet para Castilla y León sobre la primavera que comenzará a las 04.50 horas de este viernes, 20 de marzo. En concreto y según apunta la Aemet en su cuenta de Twitter, la primavera de 2020 será cálida y seca.

Por su parte, el invierno que hoy llega a su fin ha sido «ligeramente seco», en promedio un 16 por ciento menos de precipitación registrada en los observatorios principales. Destaca el caso concreto de Segovia, con un déficit del 42 por ciento, a diferencia de León, con un superávit del 9 por ciento respecto del trentenio 1981-2010.

En el caso de Ávila ha registrado un déficit del 37 por ciento, seguida de Burgos (-32 por ciento); Palencia (-26 por ciento); Soria (-23 por ciento); Valladolid (-21 por ciento); Salamanca (-19 por ciento) y Zamora (-1 por ciento).

En general, explica la Aemet, el invierno 2019-2020 ha tenido un carácter normal en lo pluviomérico y ha sido húmedo en el oeste y seco en el centro-este. La precipitación acumulada ha estado en torno a un 10-15 por ciento por debajo del promedio para el treintenio 1981-2010, con 29 días de precipitación apreciable (en torno a su valor medio), 15 días de niebla y con escasa presencia de precipitaciones en forma de nieve.

Respecto a las temperaturas, aunque máximas y mínimas se han situado por encima de lo esperado destacan, en media, los registros de las máximas, «pues han sido los más altos para un periodo invernal, de diciembre a febrero, desde 1951». En este caso, la Aemet ha evidenciado la ausencia de periodos fríos de larga duración junto a episodios de importante oscilación diurna.

Dentro de los observatorios principales destaca Soria como el de mayor anomalía positiva de temperatura con 3,0 grados y Salamanca con la menor con 1,5 grados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí