The Lie (2018)

Decía la canción “Mentiras” de Jaime Urrutia, mítico ex líder de la gloriosa banda “Gabinete Caligari”: “somos muy expertos en mentiras de vez en cuando, mentiras cuando queremos”. Y de eso trata la película que voy a recomendar a continuación. ¿Hasta dónde es capaz de llegar una persona por tapar una mentira de un ser querido? ¿Incluso una propia? Seguro que a más de uno y de una os suena el tema y os trae algún recuerdo a la memoria.
Una vez más, la crítica de “sabios y entendidos” ha sido bastante dura con las valoraciones, sin embargo, he creído oportuno traerla este mes a esta columna, porque no dudo que será del agrado de aquellos que la elijáis.
Kayla ( Joey King ), hija de padres separados, es llevada por su progenitor a una escuela de baile. En el trayecto, se encuentra con una de sus mejores amigas, Brittany (Kawennáhere Devery Jacobs), a la que recogen para llevarla al mismo destino. Durante el trayecto, en una “necesaria” parada, Kayla empuja a su amiga por un puente, acabando con su vida sin un motivo aparente… Tras confesar a su padre su acto y posteriormente a su madre, éstos empezarán una cruzada por ocultar y proteger a su hija. ¿Qué pudo pasar para que una adolescente matara a otra de esa manera? El padre de la malograda Brittany, empieza a sospechar de la familia cuando su hija no aparece. Esto y un detalle que no tuvieron en cuenta, hará que la policía ponga su foco sobre ellos.
La joven Joey King (“Expediente Warren” (2013) es una de esas actrices, que para el gran público no será muy conocida, pero cuenta con varios títulos interesantes a sus espaldas. Una chica con un buen futuro por delante (esperemos), de esas que para nada exageran los papeles que la toca interpretar, es más, muestra una madurez innata para la edad que tiene y aquí lo vuelve a demostrar.
Lo cierto es que los actores y actrices que aparecen están más que correctos en sus actuaciones. Rebecca, madre de Kayla, interpretada por Mireille Enos (¿os suena la mujer de Brad Pitt en “Guerra mundial Z”-2013-?), pues la misma, vuelve a dejar a las claras que basta una sola expresión de su cara para trasmitir tristeza, preocupación o alegría al espectador. Y el padre, Jay, Peter Sarsgaard, otro buen actor con una larga trayectoria de películas, cierra el círculo de interpretaciones muy creíbles y trabajadas.
The Lie, te va a envolver pronto en un clima de incertidumbre con las situaciones que se van aconteciendo sin dar respiro y eso, teniendo en cuenta el desarrollo lento de la película, que sin embargo, va a hacer que estés deseando ver el desenlace, que por cierto, te dejará perplejo/a, te lo aseguro.


Master and Commanders (2003)

Desde esta columna queremos seguir dando motivos para quedarse en casa, cuidarnos y hacer más llevadero todo lo que está pasando. El cine siempre ha sido, es y será uno de los mejores hábitos para desconectar del día a día. Hay tantos géneros para elegir y tan al alcance de la mano hoy en día por la diversidad de canales y plataformas, que apenas quedan excusas para no disfrutar como nunca de un buen peliculón. Y si faltan ideas, desde este espacio ayudaré a encontrarlas. Aquí os traigo una de barcos y mares. Una historia basada en la serie de novelas “Aubrey-Maturin”, de Patrick O’Brian.
Corre el año 1805 y las tropas Napoleónicas dominan Europa. Solo el todopoderoso Imperio Británico resiste, entre otras cosas, por ser la primera potencia naval del mundo. En el Atlántico un temido buque de guerra francés llamado “Acheron”, sigue buscando nuevos destinos de conquista. Y hasta su caza y captura se dirige el “Surprise”, un buque con bandera inglesa, capitaneado por el laureado y respetado Jack Aubrey (Rusell Crowe), que en una persecución desenfrenada, tratará de detener y capturar el navío francés, frenando las contiendas y restaurando la paz.
Una peli tan imprescindible como impresionante (puede dar fe de ello mi prima Anabel, -quien por cierto acaba de ser madre en plena pandemia-, otra amante del buen cine y que disfrutó tanto con este film la primera vez que la vio, que pasó a ser una de sus favoritos).
En “Master and Commanders” veremos algunas de las más épicas escenas de batallas navales de la historia del cine, con un realismo increíble. Además, Rusell Crowe, muy de moda en el tiempo que se rodó y estrenó, puesto que venía de hacerse con un merecido Oscar por “Gladiador”, te ganará con su interpretación desde el principio, muy bien arropado por otro actorazo como es Paul Bettany, que aquí encarna a un médico amante de la naturaleza, que además será el “muro de las lamentaciones”. El reparto que hay más allá de los dos primeros espadas está repleto de caras conocidas, lo que hace de este largometraje, que pasó a pies puntillas por las taquillas del cine mundial (recaudó poco más de lo invertido… y lo invertido fue mucho), a pesar de las expectativas creadas antes de su lanzamiento.
Por suerte, el tiempo ha puesto a “Master and Commanders” en su sitio y va camino de convertirse en un clásico. Y mucho tiene que ver la mano de su director, Peter Weir -“ El club de los poetas muertos” (1989) o “El show de Truman” (1998)- que como siempre da mucho protagonismo a sus personajes y en este caso, mezcla a la perfección juventud con veteranía.


Santa Claus & Cía. (2017)

Que el humor es necesario en cualquier momento de nuestras vidas, ¡es más que evidente!, pero en el momento que estamos viviendo, se antoja casi imprescindible. Por ello, me traigo una de las mejores y más brillantes comedias que he visto en mucho tiempo. A buen seguro que vais a disfrutar a carcajada limpia como hacía tiempo después de comprobar, que todavía quedan ideas originales para hacer una película con temática navideña.
Los elfos de Santa Claus han enfermado, ¡nada menos que 92.000! La catástrofe es mayúscula puesto que los niños y niñas del mundo no podrán recibir los regalos. ¿La solución? Vitamina C para sanarlos. Sin perder ni un instante, Papá Noel volará con sus renos a la tierra y se embarcará en una delirante aventura para encontrar la medicina que cure a sus ayudantes, con la inestimable ayuda del abogado Thomas, su mujer Amélie y los hijos de ambos.
Durante su estancia en París se verá inmerso en situaciones tan sorprendentes como cómicas, pero con la Nochebuena a la vuelta de la esquina y la catástrofe merodeando una de las citas infantiles más importantes del año, ¿conseguirá Santa llegar a tiempo a su puntual cita con los pequeños de la casa?
Alain Chabat se marca un 3 en 1 y se encarga del guión, de la dirección y de protagonizar esta vuelta de tuerca más sobre el personaje de Santa Claus desde una perspectiva que mezcla a la perfección la realidad y la fantasía. Sobresaliente comedia, como ya he dicho.
Otra vez, el cuidado cine francés sorprendiendo con un original guión, en el que todos y cada uno de los actores y actrices, incluidos los más peques, cumplen y convencen con sus actuaciones. No se puede ir mucho más allá del puro entretenimiento cuando te dispones a ver este tipo de cine familiar, pero hay que quedarse, o eso creo yo, con dos cosas de esta película, con el tiempo se convertirá en una de esas “pelis” que veremos en las navidades año tras año y desde luego, que los niños y niñas bien merecen conocer un poco más a personajes como Papá Noel y los Reyes Magos, pues su magia es la que hace que el 25 de diciembre y el 6 de enero, se despierten con una sonrisa de oreja a oreja.
Por cierto, ¡no os perdáis la creación de los juguetes al principio del film!! No tiene desperdicio…


El hombre que inventó la Navidad (2017)

Si hay un clásico entre los clásicos de las historias navideñas, ese es “Cuento de Navidad”. Si queda alguien que no tenga en mente las visitas de los fantasmas del pasado, presente y futuro al señor Scrooge, es un buen momento para descubrir esta historia. Y es que Bharat Nalluri, director de la película de la que hablaré a continuación, tuvo curiosidad por encontrar los orígenes que dieron lugar a crear al huraño personaje protagonista de la genial obra de Dickens para plasmarlo en una atractiva película.
El aclamado autor literario Charles Dickens, viene de 3 fracasos consecutivos con sus obras. Agobiado por las deudas y falto de ideas, recibe el encargo de escribir un libro, del cual tiene un corto plazo para entregar el primer capítulo. Con el carácter agriado por los cambios que están sucediendo en su vida, un cuento que escucha narrar a su criada Tara y un “afortunado encuentro” con un avaro en un cementerio, le inspira para comenzar su relato. Ante la negativa a su propuesta por parte de los editores, decide seguir adelante por su cuenta, recaudando fondos para poder publicarlo, convencido de que esa será su obra definitiva.
El libro por excelencia de Dickens ha tenido tantas y tan variopintas adaptaciones cinematográficas que uno no sabría decidirse por una. Al final, todas cuentan lo mismo realmente.Tan brillante como lo fue en su día “Descubriendo nunca jamás” (2004), que contaba el origen e inspiración para crear Peter Pan, “El hombre que inventó la Navidad”, demuestra una vez más que arriesgar indagando en los orígenes de algo tan manoseado ya, puede ser una buena idea.
Con una actuación notable, Dan Stevens, que da vida a Charles Dickens, se adapta a los cambios que va sufriendo conforme avanza el metraje y el personaje que está creando se va comiendo a la persona que realmente es. Además, el director Bharat Nalluri nos crea un ambiente londinense de pleno siglo XIX bastante creíble tal y como uno se lo imagina.
“Cuento de Navidad” se convirtió en lo que hoy en día todo el mundo llama un “best- seller” -lo sigue siendo- y sentó el precedente más que consolidado del espíritu de la Navidad. Ese sentimiento que a veces olvidamos y hay que mantener todo el año en general y en esta fechas en particular. Por poner algún ‘pero’, quizás le sobren 20 minutillos de sus casi 2 horas de metraje. Con todo y con eso, es otra de esas películas para ver en familia que se quedará grabada en tu retina.


Clásicos del cine

Ulises (1954)

No podíamos despedir los clásicos de este año sin rendir un más que merecido homenaje a la última leyenda que nos quedaba del Hollywood de los grandes clásicos. Y es que el pasado 5 de febrero nos dejo el Gran Kirk Douglas a los 103 años (104 hubiera cumplido el día 9 del mes presente). Decir Kirk Douglas es decir Espartaco, su papel más reconocido y seguramente, un film del que hablaré algún día en este espacio. Pero para esta ocasión, me traigo un largometraje quizás no tan conocido por el público más joven y sin embargo, es una más que interesante propuesta de aventura para pasar un rato delante de la televisión en estas fechas navideñas, “Ulises”.

En su regreso a Itaca después de la guerra de Troya, Ulises (Kirk Douglas), es recogido por un grupo de mujeres en una playa de la isla de Esqueria. No recuerda nada, ni su nombre, pero poco a poco la memoria irá volviendo para devolverle su identidad. Mientras tanto, su mujer Penélope (Silvana Mangano) intenta mantener el trono a la espera de la llegada de Ulises. Pretendida por postulantes que dan por muerto al rey, se las ingenia para dar largas a todos y dejar pasar los años hasta el esperado reencuentro con su amado.

Kirk Douglas, Silvana Mangano, Anthony Quinn y un sinfín de grandes actores se dan cita en esta producción italiana que revisa el épico poema de Homero, “La Odisea”. Una aventura familiar y para todos los públicos con todos los ingredientes necesarios, véase, cíclopes, brujas, sirenas, etc., para acercarse a la literatura clásica y revivir las grandes historias de la Grecia antigua.

En cuanto a Kirk, que aquí lo veremos una vez más protagonizando y dando vida de manera brillante al héroe Ulises, hay que decir que este tipo de papeles se adaptaron siempre como un guante a su personalidad.

Si bien es cierto, que nunca llegó a ganar un Oscar (aunque estuvo nominado 3 veces) por ninguna interpretación, ni siquiera con “El loco del pelo rojo” (1954), película con la que se alzó con el Globo de Oro dando vida al genial pintor neerlandés Vincent Van Gogh, o “Espartaco” (1960), la Academia lo reconoció con uno honorífico por su trayectoria en el 96.
“Duelo de titanes” (1957), donde llena la pantalla junto a Burt Lancaster, “Cautivos del mal” (1952), compartiendo protagonismo con la gran Lana Turner, “20000 leguas de viaje submarino” (1954) reviviendo la apasionante aventura de Julio Verne, “Los vikingos” (1958) junto a Tony Curtis y Janet Leight, son sólo algunas de sus más notables películas en su extenso currículum de más de 70 largometrajes.

En algún sitio leí una cita suya que decía textualmente: “Nací en la pobreza más absoluta. No había lugar donde ir, sólo hacia arriba”, y así lo hizo. Este maldito año se llevó al hombre del hoyuelo en la barbilla. Un gran actor que deja un gran legado cinematográfico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí