La butaca del cine de noviembre, por Javier Cáceres Herrero

Pop Corn, Coke and Relax. In that order

Clásicos del cine

El exorcista (1973)

Se publicaba recientemente un estudio en el cual, se hacía un ranking de películas más terroríficas de la historia, tomando como referencia las pulsaciones tomadas a espectadores durante el visionado de las seleccionadas. En el número 1, encontramos “Sinister ( 2012 )”, en el 2 “Insidious ( 2010 )” y en el 3 “Expediente Warren ( 2013 )”. Uno puede estar de acuerdo o no con estos rankings y los medios utilizados para realizarlos, pero ver “El exorcista” en el puesto 17… cuesta digerirlo! ¿Por qué es uno de los mejores films de la historia del género? Bastaría decir porque sí después de verla, pero diré, que sobre todo, porque nadie que la haya visto o la descubra hoy en día, olvidará nunca alguna de sus escenas.

Regan MacNeil (Linda Blair) una niña de 12 años, empieza a tener comportamientos extraños que inquietan y asusta a su madre Chris (Ellen Burstyn). Tras pasar varias veces por el hospital y someterla a múltiples pruebas, poco a poco, descubrirán que Regan está poseída por un demonio que trastocará la vida de la familia. En su desesperanza, Chris MacNeil recurrirá a la ayuda del padre Karras ( Jason Miller ) y el experimentado padre Lankester Merrin ( Max Von Sydow ) para practicar un exorcismo a la niña y expulsar a la fuerza demoníaca que se ha hecho con el control de todos sus actos.

Queda alguien que no haya escuchado alguna vez la frase: “ te pareces a la niña del exorcista!”. Aquí la tenemos. “ El exorcista “ es uno de los grandes clásicos del cine en general y de terror en particular. Tan terrorífica como emblemática. La sobresaliente actuación de Linda Blair, que bordó el papel, fue un arma de doble filo para su carrera, incluso para su vida. Aunque tiene una larga lista de películas en su haber, ninguna alcanzó la repercusión de esta primera parte ( tuvo dos secuelas bastante más discretas ).

Rodeada de mitos en cuanto al rodaje, algunos de los participantes murieron incluso antes del estreno en extrañas circunstancias y basada en un exorcismo real que se practicó a una niña llamada Regan Mannheim en 1949, “ El exorcista” obtuvo 10 nominaciones a los Oscars, aunque solo obtuvo 2, Mejor Sonido y Mejor Guión Adaptado.

En el año 2000, salió una nueva versión llamada “El exorcista, el montaje del director” – tengo la suerte de tenerla en dvd, por un regalo muy acertado que me hizo mi querida amiga vitoriana Marian, gracias una vez más! – que mejora la versión original. Si podéis haceros con ella, os la recomiendo.

También, en referencia a la película, tenéis una serie de 2 temporadas, del 2016, sorprendentemente buena, que no os decepcionará y que cuenta con algunos personajes originales, ojo, interpretados por actores diferentes.

El 8 de marzo de este año, despedíamos al gran Max Von Sydow, el padre Merrin en nuestro clásico de este mes, que dejó un buen puñado de grandes papeles.

Sin duda alguna, estás tardando en ver este PELICULÓN, si aún no lo has visto. Comprueba por ti mismo/a que los estudios no hacen justicia a los “ buenos “ ratos que te hará pasar.


Jeepers Creepers (2001)

Y si la noche de Halloween ha dado para innumerables historias de cine, ¿qué podemos decir de las largas carreteras y autopistas que atraviesan de norte a sur y de este a oeste los Estados Unidos? En una de ellas, se desarrolla casi por completo la película de la que hablaré a continuación. En números anteriores, me refería a la mediocridad de las películas de terror de principios del siglo presente, sin embargo, en 2001 llegó a las pantallas de cine este blockbuster americano, que tomó su título de una canción de 1938, que por cierto, escucharemos en varias ocasiones y que puso el listón bastante alto en cuanto a calidad, para la oferta que había en ese momento.
En un aparente plácido viaje de regreso a casa, Trish Jenner (Gina Philips) y su hermano Derry (Justin Long), son sorprendidos por una extraña furgoneta que conduce un siniestro personaje. Tras perderla de vista, se la vuelven a encontrar en una apartada iglesia, allí verán por primera vez a la criatura protagonista, lanzando lo que parece un cuerpo humano por un agujero. La curiosidad les hace visitar la iglesia y descubrirán que es lo peor que podían haber hecho. Las consecuencias para ellos no se harán esperar.
“Cada 23 años, durante 23 días, sale a comer”, esta es la cita con la que se presenta la valiente y original apuesta de Víctor Salva. Llegó después de que se apagarán las llamas de los villanos de “ Sé lo que hicisteis el último verano “, “ Scream “ o “ Leyenda Urbana “ y dejó para la historia del cine de terror, uno de los mejores malotes. Con una Gina Philips, seguramente en su mejor papel más conocido y un Justin Long empezando una prometedora carrera ( y casi podemos decir, que en eso se quedó ), la primera parte de la película tiene una puesta en escena espectacular, sin tregua, que te engancha sin quererlo y que roza la perfección.
Después, los intentos de matar a la malvada criatura, recuerdan un poco al inmortal Jason Voorhees de Viernes 13. Eso sí, con escenarios que nada tienen que ver con el mítico campamento de “ Crystal Lake “ y por supuesto, con escenas mucho más logradas.

En el bosque (2015)

En un año tan duro y atípico como el que nos está tocando vivir, desgraciadamente, vale la pena echar un vistazo a esta película del 2015, que si bien, no tiene relación con ningún tipo de virus, sí nos enseña cómo nos puede cambiar la vida cuando, cosas que parecen cotidianas de repente llegan a ser prescindibles. En definitiva, una visión de un mundo en el que el ser humano se asoma a su desaparición de la forma más inesperada posible.

La familia formada por Nell ( Ellen Page ), Eva (Evan Rachel Wood )y Robert ( Callum Keith Rennie ), este último padre de ambas, viven tranquilos apartados del mundanal ruído en su espectacular casa en pleno bosque. Un apagón eléctrico parece abocar a la humanidad a su extinción y ellos no van a quedar exentos. Semanas más tarde, un desafortunado accidente del padre cuando está cortando leña para lo que se avecina, hace que pierda la vida. A partir de entonces, nuestras hermanas tendrán que hacer lo posible por adaptarse a la nueva situación, ya complicada de por sí y para ello, deberán superarse cada día en una condiciones muy difíciles y que se torcerán más, cuando otro terrible suceso, que afectará directamente a Eva acontezca.

Ver actuar a Ellen Page siempre es un placer. Una joven pero brillante actriz con grandes éxitos a sus espaldas, “ Hard candy“ (2005), Juno “ ( 2007 ) u “ Origen “ ( 2010 ), son algunos ejemplos. Aquí tiene un papel nada fácil de interpretar, tendrá momentos de hermana responsable, momentos de egoísmo y momentos de desesperación que la hacen ser casi protagonista absoluta, completada en la parte final por Evan Rachel Wood, que como he dicho, tendrá que lidiar con una situación tan dura como inesperada.

Para ser un film de los llamados apocalípticos, que generalmente pierden interés conforme van avanzando las tramas ( habéis visto “ Geostorm “ ( 2017 )??? Ufffff ), el guión es bastante original a la par que dramático, sin grandes diálogos entre personajes, – la escasez de intérpretes también ayuda a ello -, pero con momentos que dejarán a las claras, – por si alguien lo dudaba -, el comportamiento, deplorable a veces, del ser humano en situaciones extremas y que debería servir para reflexionar sobre las actuaciones que nos está tocando vivir a día de hoy.

La casa del terror (2020)

Pues ya hemos llegado a Noviembre, mes en el que se celebra Halloween, fiesta de tradición “yankee” y cada vez con más arraigo en nuestra tierra España, salvando las distancias ( aquí no somos de contar historias de miedo ). En el cine, esa noche ha dado para mucho, con mayor o menor acierto, incluyendo la saga que dio vida a uno de los personajes más míticos, seguramente del terror, Mike Mayers. Esta vez no hablaremos de la película “Halloween”, pero me traigo una entretenida película estrenada este año, no apta para gente sensible…

Seis “inocentes” jóvenes deciden celebrar la noche de Halloween en una fiesta organizada en una discoteca. Fiesta que no tardarán en abandonar, para buscar sensaciones más fuertes. En esa búsqueda, se van a topar con una “casa del terror” apartada. Cuando se adentran en ella, pronto las risas se convertirán en llantos y los siniestros personajes que forman parte de la “atracción”, harán que la visita se transforme en la peor pesadilla de sus vidas.

Confieso que cuando me dispuse a ver este film, no albergaba muchas esperanzas de ver algo que fuera capaz de sorprenderme, sobre todo, teniendo en cuenta lo que se está haciendo en general los últimos años en un género tan sobre explotado, es decir, sustos facilones y actores de medio-pelo y poco recorrido, dando vida a personajes bastante previsibles.

Sin embargo, la cinta que está dirigida por Scott Beck y Bryan Woods, ( guionistas junto con John Krasinsky de “Un lugar tranquilo”), ha sido una grata sorpresa de principio a fin. No por los intérpretes, que no destacan por casi nada, sino por un muy buen guión, capaz de darte unos cuantos sustos inesperados. Mención especial merece la escena que se desarrolla en un pasillo lleno de maniquíes tapados con una sábana, que crean un ambiente de tensión de los que de verdad necesita una película de terror.

En fin, ya ha pasado la noche de Halloween, pero estás a tiempo para comprobar si ésta, será una de esas historias que guardarás para ver en noches de terror venideras.

Richard Jewell (2019)

Comenzábamos este año maldito con un estreno que tenía dividido a los “entendidos” del cine. Clint Eastwood llevaba al cine otra historia que tuvo mucha repercusión a nivel mundial en el año 96, sobre todo por dónde ocurrió y por las consecuencias tan nefastas que tuvo. Pero a la sombra, hubo un héroe, que tuvo que vivir un drama que ni él mismo podía imaginar. La historia de Richard Jewell, tratada como solo un mito viviente de Hollywood podía llevar a la gran pantalla.

En plenos Juegos Olímpicos de Atlanta 96, concretamente la noche del 27 de julio, un atentado sacudió algo más que los cimientos del deporte. Un peculiar vigilante, obsesionado con la perfección en su trabajo, consigue evitar que la tragedia fuera mucho mayor. Richard Jewell (Paul Walter Hauser) se convierte así, en un nuevo héroe americano. Pero todo empieza a cambiar en su vida, cuando el FBI, lo pone en su punto de mira y lo señala como principal sospechoso. La vida de Richard se desmorona, arrastrando también a su madre. La carrera por demostrar su inocencia, se convertirá en su principal prioridad. Conseguirlo, va a suponer un sacrificio que le llevará al límite a él y a todos los que le rodean.

Una vez más, Clint, en una clase magistral en la dirección, da con la tecla para gestionar un gran elenco de actores y nos acerca la historia real de un hombre que podrías encontrarte en cualquier sitio del mundo. Paul Walter Hauser, al que ya vimos en “Infiltrados en el Ku Klux Klan” ( 2018 ) y pronto veremos en “Cruella”, una especie de biopic de Cruella de Vil, ha conseguido meterme en su bolsillo con una interpretación que trata de trasmitir de forma fidedigna, cómo puedo llegar a sentirse en cada momento Richard Jewell. Pero es que además, la oscarizada Kathy Bates, vuelve a estar impecable dando vida a la sufrida y humilde madre del protagonista. Entrañable en algunas escenas, tocará tu fibra más sensible en su discurso frente a la prensa. Olivia Wilde dando vida a una periodista muy perspicaz y otro oscarizado, Sam Rockwell (Mejor actor de reparto por “Tres anuncios en las afueras”), interpretando al “malvado” pero imprescindible abogado de defensa de Richard), completan el reparto de esta brillante película, que como moraleja deja, una vez más, que muchas veces, en la vida, lo que es, no es lo que suele parecer. Y que la verdad, siempre tiene que estar por encima de rumores malintencionados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí