La butaca del cine de Octubre, por Javier Cáceres Herrero

Pop Corn, Coke and Relax. In that order

Supervivencia (Preservation) 2014

Pues ya estamos metidos en otoño. Seguramente el otoño más casero que vivamos por las circunstancias que desgraciadamente se están dando. Por ello, desde el este vuestro periódico y más concretamente esta columna, seguimos analizando y recomendando títulos para tratar de hacer, en la medida de lo posible, que la estancia en nuestros hogares sea lo más amena. Vamos a hablar en este caso de una llamativa película de bajo presupuesto pero que no por ello deja de ser interesante.

Dos hermanos, la mujer de uno de ellos y el perro de otro, se adentran en un parque nacional americano, donde está prohibido el paso, para pasar el día cazando. Las cosas se empiezan a complicar cuando uno de los hermanos trata de seducir a la mujer del otro y se complicarán del todo, cuando después de pasar su primera noche en el bosque, amanecen descubriendo que todas sus pertenencias han desaparecido, incluídas las armas. Así, deberán salir del bosque, sabiendo que alguien los está vigilando y persiguiendo.

Este tipo de películas que se desarrollan en bosques, suelen ser muy resultonas en cuanto al fin que persiguen, hacernos pasar un buen rato. Y decimos que suelen, porque sin ir más lejos, la anunciada a bombo y platillo “Gretel y Hansel”, ha sido una decepción de las más sonadas en lo que llevamos de año.

Sin embargo, en “Supervivencia”, sin grandes alardes de inversión en todos los sentidos, incluído el elenco de actores, lo cierto es que la trama tiene un planteamiento interesante y desconcertante también. Con varios giros inesperados y sin pausa, si exceptuamos un inicio un poco lento, el film tiene su punto y merece la pena echarla un vistazo.


Alta tensión (2003)

Estamos acostumbrados a que, cuando se trata de ver una película francesa, por lo general sean comedias, románticas o dramas, de muy buena calidad generalmente, por cierto. En este caso traemos un largometraje de terror (o así está calificada al menos), dirigido por Alexandre Aja, que seguramente en algunos momentos te dejará con la boca abierta y que hará que en alguna ocasión te tapes los ojos… probablemente.

Dos amigas viajan a una granja donde vive la familia de una de ellas, Alex (Maïwenn Le Besco). En la primera noche y cuando todos duermen excepto Marié (Cécile de France), suena el timbre de la casa. Al abrir la puerta el padre, se encuentra con un hombre con muy malas pulgas y peores intenciones, que llevará al límite a todos los componentes de la familia, acabando con la vida de todos ellos a excepción de nuestras dos protagonistas. Lo peor está por venir y Marié tendrá que estar preparada para sobrevivir a ese individuo y tratar de salvar a su amiga.

Tensión elevada a la máxima potencia. Si con la primera e impactante escena, decides seguir viendo esta tremenda historia, vaya por delante que vas a ver escenas muy duras (o “gore”), pero con un guión muy bueno e impactante para lo que suelen ser películas de esta temática. La actuación de Cécile de France es sobresaliente en todo momento y eso es mucho decir, pues en esos años, a principios del siglo presente, la mayoría de actores y actrices que se repartían los papeles en estos guiones, solían ser bastante cuadriculados y previsibles.

El director y guionista Alexandre Aja, por entonces un joven de 25 años, acertó de pleno con esta propuesta atrevida por, entre otras cosas, como he dicho, la dureza de sus escenas, tal es así que en su estreno en Estados Unidos algunas fueron eliminadas, pero a su vez también es original por la trama que nos cuenta. En su currículum cuenta con películas como “Mirrors” (2008), protagonizada por Kiefer Sutherland o la más reciente “Infierno bajo el agua” (2019). Pronto traeré uno de sus interesantes guiones para ver en las Navidades que están a la vuelta de la esquina. De momento, amantes del cine de entretenimiento, os dejo que disfrutéis con esta cinta, que por cierto, arrasó en el festival de Sitges con 4 premios, incluidos Mejor Director y Mejor Actriz, ¿alguien da más?


Whiplash (2014)

De vez en cuando llegan a nuestras pantallas propuestas diferentes y frescas de historias que a veces son más cotidianas de lo que parecen. “Whiplash” es una de ellas, con un guión sencillo, sin grandes sorpresas, pero que te envuelve con el clima de tensión humana que se crea desde el principio. Y si eres amante de la música, en especial el jazz, has llegado al sitio correcto, en algunos momentos hasta será inevitable que muevas los pies al ritmo que marcan las melodías.

Andrew Neiman es un joven aspirante a músico de jazz, que toca la batería en el Conservarorio Shaffer de Nueva York. En su camino se cruzará Terence Fletcher, un director de orquesta con fama de duro, cruel y disciplinado. Neiman pronto entenderá que si quiere aspirar a ser un gran músico, tendrá que rebasar líneas y límites que le harán convertirse en una sombra de lo que es.

El joven pero brillante director Damien Sayre Chazelle (La la land -2016-), dirigió este film con un acertado protagonista a la cabeza del reparto, J.K. Simmons (cuenta la leyenda que una vez dio vida a un personaje que no se enfadaba!), que se mete de lleno en su papel dando vida al melómano y cruel director de la orquesta Studio Band.

La rudeza con la que trata en algunas escenas al baterista, traerán a la memoria al lenguaraz sargento Hartman de “La chaqueta metálica”, acosando y derribando al recluta “Patoso”. Y es que, realmente, a veces uno se pregunta donde está el límite humano, hasta donde puede llegar una persona en la consecución de sus sueños.

En cuanto a Miles Teller, que da vida a Andrew Neiman, solo se puede decir que lo borda. Realmente, este tipo de interpretaciones necesitan actores que, digamos, sientan su papel. Las humillaciones que sufre durante todo el largometraje sumadas al cambio de actitud que va tomando con cada una de ellas, hacen que al final su actuación sea digna de admirar.

Gustarán y mucho, para los amantes de este estilo musical (seguramente para los que no lo conozcan, también), las piezas que tocan a lo largo de la película. Si no la habéis visto, no debéis esperar más. No en vano se hizo con 3 Oscars de los cinco a los que estaba nominada en la gala de 2015, entre ellos el de Mejor Actor de Reparto a J.K. Simmons, que ese año, arrasó siendo premiado en todos los festivales a los que acudió el film. No decepcionará a nadie, desde luego.


El sótano de Ma (2019)

Traemos otra película del género “teenager” adaptada a nuestro tiempo, esto es, estrellas consagradas a la cabeza del reparto, jóvenes con proyección y trama que no pierden de vista este tipo de éxitos noventeros pero con guiones más serios y trabajados y con temas de fondo de rabiosa actualidad que siempre han estado presentes en nuestras vidas, pero en los cuales se procura profundizar más hoy en día.

Cuando un grupo de jóvenes menores de edad deciden pedir ayuda para comprar bebidas alcohólicas, se topan con Sue Ann (Octavia Spencer), una extraña mujer con apariencia afable, que tras enterarse que los chicos beben en un descampado, decide invitarlos a celebrar fiestas en el sótano de su casa. Allí empezarán a darse cuenta que detrás de la amistosa y divertida “Ma” hay algo raro, que poco a poco les hará desconfiar de ella, pero eso sólo será el inicio de sus problemas…

Para los que sigan el cine en los últimos años, Octavia Spencer, es algo así como la Whoopi Goldberg de nuestro tiempo, una actriz espectacular capaz de adaptarse a papeles de todo tipo y con varios éxitos a sus espaldas, véase “La forma del agua (2017), “Figuras Ocultas” (2016) o “Criadas y Señoras” (2011) entre otras. Aquí, una vez más nos deleita metiéndose en la piel de una mujer que ha sufrido bullying. Además, es un placer volver a ver a Juliette Lewis con un personaje de cierta relevancia en una película. La rebelde actriz tuvo bastante protagonismo en los 90 con films de la talla de “Pulp Fiction” (1994) o “El cabo del miedo” (1991). En este caso, será la madre moderna de una de las adolescentes.

¡Y sí!, por increíble que parezca, los años no pasan por ella!.

Entre el drama, la comedia y el thriller, “El sótano de Ma” nos llevará de lado a lado, con momentos graciosos, momentos de morderse las uñas y momentos “gore”. Y por cierto, con una buena banda sonora. Entretenimiento asegurado.


CLÁSICOS DEL CINE

Con faldas y a lo loco (1959)

Estamos cogiendo, desde esta sección, la buena y sana costumbre de traer grandes clásicos para descubrir, a quien no los haya visto y recordar a quien haya disfrutado alguna vez con ellos. “ Con faldas y a lo loco es una película para todos los públicos, con humor fino, del que cuesta ver actualmente. Hasta los motes de algunos actores sacarán una sonrisa al espectador.

Joe y Jerry (Tony Curtis y Jack Lemmon) dos músicos de poca monta y sin recursos económicos, se ven envueltos en un ajuste de cuentas de la mafia cuando son testigos de un tiroteo (la acción del film se centra en plena Ley Seca en los años 20). Para huir de ellos encuentran un trabajo en una banda de música compuesta por mujeres, así que deciden hacerse pasar por dos de ellas, convirtiéndose en Josephine y Daphne. Allí conocerán a Sugar Kane (Marilyn Monroe) cantante de la banda, de la que Joe se enamora y a la que tratará de impresionar haciéndose pasar por un rico empresario. A su vez, Jerry – Daphne -, tendrá “problemas” con otro millonario que se enamora perdidamente de una de ella.

Pues con todo este batiburrillo, estamos ante una de las más hilarantes comedias de la historia del cine.

El gran Billy Wilder escribió y dirigió esta cinta, proponiendo escenas y diálogos de humor inteligente increíbles, incluso haciendo guiños a otros grandes clásicos como “Una noche en la ópera” (1935) de los hermanos Marx. Además contó con la presencia de la icónica Marilyn Monroe, que la supuso el salto definitivo al estrellato y que dejó una de sus mejores actuaciones como actriz además de cantar su mítico “I wanna be loved by you “, que es más que probable que hayáis escuchado en alguna ocasión. Junto a ella, Jack Lemmon y Tony Curtis, caracterizados a la perfección como mujeres, tanto es así, que la película ganó el Oscar al Mejor Vestuario, además de tres Globos de Oro. La actuación de este dúo fue estelar y desacomplejada para el año en que se rodó. Con el miedo a la censura, lo cierto es que la película alcanzó gran éxito, no es de extrañar y tuvo una gran acogida por el público. 3 Globos de Oro, uno de ellos a Mejor Comedia, también son testigos de ello.

“Con faldas y a lo loco” se cierra con un diálogo de los más recordados de la historia del Séptimo Arte:
– “¿Pero es que no me comprendes?: ¡soy un hombre!”.
– “Nadie es perfecto”.
En definitiva, hoy en día no es difícil tener acceso a estas joyas del cine.
No perdáis la oportunidad de descubrir los buenos ratos que te pueden llegar a hacer pasar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí