Castilla y León cuenta este año con 35 zonas de baño, lo que supone dos más que el pasado ejercicio 2020, cuando se llevaron a cabo casi 400 inspecciones con otras tantas tomas de muestras y se advirtieron 72 situaciones irregulares e incidencias.

Para estas zonas la Dirección General de Salud Pública establece una temporada de baño comprendida entre el 15 de junio y el 15 de septiembre, a lo largo de la cual se realizan ocho muestras distribuidas uniformemente durante este tiempo, además de un muestreo inicial 15 días antes de su inicio.

Las zonas de baño son cualquier elemento de aguas superficiales donde se prevea que pueda bañarse un número importante de personas y en el que no exista una prohibición permanente de baño ni se haya formulado una recomendación permanente de abstenerse del mismo y donde no exista peligro objetivo para el público.

Así, antes del 1 de febrero de cada año, los ayuntamientos que lo deseen, pueden formular la solicitud de alta o de baja de una zona ubicada en su término municipal

.Por provincias, este año las 30 zonas de baño se reparten en su mayor parte entre León, con doce, y Zamora, con nueve, a las que se suman cuatro de Soria, tres de Ávila y otras tantas de Valladolid, dos de Palencia y una en las provincias de Burgos y Segovia, sin que haya zona alguna en Salamanca.

En los últimos años (desde 2012), el censo de zonas de baño se mantenido constante en valores en torno a 30, con un ligero aumento en 2020 hasta las 33. En el ejercicio 2020, con 35 zonas, la ratio de habitantes por zona de baño se situó en 72.573.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí