Subiendo por una de las cuestas del pueblo, y tras recorrer un camino en muy buen estado, se llega hasta el páramo donde se encuentra esta encina milenaria.
Es una de las rutas que merecen la pena en Reinoso, y que habitualmente realizan los vecinos o todo aquel que visita la localidad.

La duración es de aproximadamente una hora y media caminando y unos diez minutos en coche.
Se encuentra en medio de la nada, en una zona verde de tierras de cultivo.
La denominación proviene del hecho de que a unos 100 metros de la encina se encuentra ubicado un pozo que la hace todavía más singular. Al lado han construido un pequeño refugio para los cazadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí