Las tasas en la comunidad se han multiplicado por entre seis y siete en los 15 primeros días de julio

La tasa de incidencia acumulada del COVID-19 en los últimos 7 días en el conjunto de Castilla y León ha registrado este jueves el mayor descenso desde finales de junio, al pasar de 474 casos por 100.000 habitantes este miércoles a 472 de hoy, con una reducción del ritmo de incremento en varias las provincias en las que ha aumentado.

Sin embargo, como se puede observar en el apartado de Situación epidemiológica del coronavirus en Castilla y León de la web de Datos Abiertos de la Junta, la tasa a 14 días continúa su incremento y alcanza los 808 casos por 100.000 habitantes.

Ello implica, no obstante, que la proporción entre ambas tasas se reduzca ya que el valor de la incidencia a 7 días representa hoy el 58 por ciento del registro a 14 días, cuando a principios de junio era casi del 80 por ciento.

Lo normal es que el valor a 7 días se sitúe en el 50 por ciento del de 14 días o ligeramente por debajo, y cuando es menos de la mitad hace atisbar un descenso de la incidencia a 14 días, algo que todavía no se ha producido pero que si se mantiene la tendencia podría ocurrir en unas jornadas.

En cualquier caso, en lo que va de mes de julio la tasa de incidencia semanal se ha multiplicado por 6, al pasar de 79 casos por 100.000 el día 1 a 474 este jueves; mientras que la de 14 días se ha septuplicado, al crecer de 109 a 808.

Por el momento, los únicos descensos son los de la incidencia a 7 días, que ha bajado casi dos puntos este jueves en el conjunto de la comunidad y también lo ha hecho en las provincias de Burgos, que pasa de 942 a 945 casos por 100.000; en León, de 345 a 339; en Palencia, de 610 a 601 y en Zamora, de 494 a 479.

En el resto de provincias se han producido incrementos y de ellos el más destacado ha sido el de Ávila, que ha pasado de 251 a 268; mientras que en el resto han sido subidas más leves, como en Salamanca, de 362 a 368; Segovia, de 294 a 296; Soria, de 442 a 444; y Valladolid, de 412 a 420.

En cuanto a la incidencia a 14 días sigue al alza, con un registro de 808 casos por 100.000 este jueves, similar al que se daba el pasado 16 de enero, en pleno ascenso de contagios de la tercera ola.

Por provincias, todas ellas ven crecer sus tasas con Burgos a la cabeza con 1.473 casos por 100.000; seguida por Zamora, con 986; Palencia, con 967; León, con 730; Valladolid, con 696; Soria, con 652; Salamanca, con 627; Segovia, con 470; y Ávila, con 341.

Eso sí, en las provincias de León y Zamora las tasas a 7 días representan ya menos del 50 por ciento del valor actual de la de 14, por lo que si se mantiene la tendencia podrían comenzar a registrar descensos de este segundo indicador en unos días.

En otros indicadores que recoge la web de Situación epidemiológica, continúan en nivel muy alto también la incidencia acumulada a 7 días de los mayores de 65 años, con 87 casos por 100.000 y con cuatro provincias –Zamora, León, Palencia y Burgos– por encima de 75.

En el caso de la incidencia a 14 días en este grupo de edad su nivel de riesgo es ‘alto’, con 125 casos por 100.000, pero con Burgos y Palencia ligeramente por encima de los 250.

En lo relativo a la ocupación hospitalaria, continúa el incremento de pacientes de COVID en las camas de planta de los hospitales de la Comunidad, que han recibido este jueves 43 nuevos ingresos por esta enfermedad. Estos pacientes ocupan, en cualquier caso, un 4 por ciento de las camas de planta de toda Castilla y León.

De hecho, el hospital de Segovia no cuenta actualmente con pacientes de COVID-19 en las camas de planta, aunque sí que tiene cuatro en las unidades de críticos.

En estas unidades, el porcentaje de camas ocupadas por pacientes con COVID-19 se mantiene en el 10 por ciento y solo incrementa de manera notable en la provincia de Palencia, que ha alcanzado un 25 por ciento, con cinco pacientes en UCI.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí