La Junta ha destinado en el primer cuatrimestre de este año un total de 165 millones de euros para inyectar liquidez a un total de 1.294 empresas de la Comunidad, lo que supone un 64 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, aunque con la diferencia que esta liquidez no se destina a inversiones sino a mantener el circulante y garantizar que puedan mantenerse y no caer por la crisis económica derivada de la crisis sanitaria.

Así lo ha explicado el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo.

Durante su comparecencia, Fernández Carriedo ha aseverado que ya está «encima de la mesa» la crisis económica y social derivada de la crisis sanitaria porque son muchos los castellanoleoneses «que ven en rieso sus empleos, ven en riesgo sus empleos y ven como se reducen sus ingresos» por lo que es necesario «fortalecer» las ayudas sociales.

Por ello, el consejero de Economía y Hacienda ha recordado que la prioridad de la Junta en materia económica al inicio de la pandemia fue dotar de liquidez a las empresas de la Comunidad, y así ha hecho un balance que arroja que ya se ha «inyectado» un total de 165 millones de euros para dar esa liquidez a 1.294 empresas, un 64 por ciento más que en el mismo periodo de 2019.

Una liquidez que no se ha destinado «a mantener el circulante», ha explicado Carlos Fernández Carriedo, con el objetivo de que las empresas «puedan mantenerse» y puedan garantizar su futuro más allá de la crisis y garantizar la estabilidad del empleo.

Al respecto, el consejero ha precisado que el año pasado, el 44 por ciento de las empresas que recibieron ayudas destinaron esa ayuda a mantener el circulante mientras que en el primer cuatrimestre el porcentaje sube al 67 por ciento, por lo que ha bajado de un 54,2 a un 27,7 las empresas que destinan esa liquidez a proyectos de inversión.

Por otra parte, la financiación se han repartido entre el sector comercial, que suma un 22,5 por ciento del total; el sector servicios con un 21,7 por ciento; hostelería, un 17,1 por ciento; y el sector agroalimentario con el 12,9 por ciento.

Asimismo, el 3,9 por ciento se ha dirigido al sector transformador del metal, el 3,6 por ciento a fabricación de equipos, y el 3,4 por ciento al sector del transporte. El resto se reparte, entre otros, en el sector químico-farmacéutico, las TICs y el sector manufacturero de la madera.

Por otro lado, el consejero ha anunciado que se está preparando una nueva línea de ayudas para mejorar la liquidez de Pymes y autónomos que se denominará ICE Financia COVID-19. Esta línea, que se desarrollará a través del ICE e Iberaval SGR, facilitará los avales a los préstamos de entre 40.000 y 300.000 euros, hasta 5 años y 12 meses de carencia, con una bonificación del 2 por ciento de los costes financieros y de los gastos de Iberaval.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí