El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha asegurado que se implementarán medidas que garanticen la seguridad frente a la COVID-19 para los trabajadores del operativo contra incendios, aunque ha reconocido que tiene complicación y además encarece

«Nos ocupa, nos preocupa y nos complica pero vamos a cumplir legal y moralmente», ha asegurado el consejero en el marco de una rueda de prensa para presentar medidas frente al cambio climático.

Suárez-Quiñones ha explicado que se trabaja en la campaña, que aunque es todo el año tiene su época de riesgo alto de julio a septiembre, con las últimas contrataciones y la equipación de los profesionales que conforman el operativo, que pueden alcanzar los 3.500.

En este contexto, ha aclarado que «sin duda ninguna» la seguridad laboral forma parte de las medidas que se tratan de implementar con la consiguiente «complicación» que supone que los trabajadores de este operativo viajan juntos en vehículos. «Pero tenemos que mantener cien por cien del operativo y de la seguridad de en torno a 3.500 personas», ha agregado el consejero, quien ha matizado que es algo que les «ocupa, preocupa y complica» pero en lo que cumplirán «legal y moralmente».

En cuanto a la presentación de la campaña, en la que se hablará especialmente de esta cuestión relacionada con la protección frente al coronavirus, ha recordado que siempre se suele hacer en el Centro de Defensa Contra el Fuego, en León, a lo largo del mes de junio, pero este año se retrasará hasta el 20 de junio en adelante para hacerlo una vez que cese el estado de alarma, si la situación se va normalizando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí