Las nuevas normas de uso anunciadas para las piscinas de Barruelo no afectan ni al aforo ni al servicio de bar

Barruelo no devolverá abonos a quien no esté conforme con el sistema de aforo establecido. El plazo de reintegró finalizó el domingo pasado

 

En una temporada marcada por las restricciones para hacer frente al COVID-19, en las piscinas de Barruelo se han constatado algunas incidencias que se quieren evitar para garantizar un servicio acorde con la normativa vigente, siempre prevaleciendo las garantías sanitarias de los usuarios.

El Ayuntamiento anunció semanas atrás que quería clarificar aspectos relacionados con la entrada al recinto, uso de la piscina y utilización del servicio de bar (terraza interior o exterior del recinto).

Pues bien, esos cambios finalmente solo se centrarán en la entrada al recinto. El Ayuntamiento no han tocado finalmente ni al aforo, ni al uso de la terraza. Se han centrado únicamente en el sistema de adquisición de entradas, devolución de abonos.

El último día para realizar los bonos de piscina, para el mes de agosto fue el domingo 9.

Asimismo, todos los usuarios que dispongan de abono de temporada (dos meses) y no estén conformes con el actual sistema de aforo, no podrán reclamar la devolución de la parte proporcional del mes de agosto. El plazo expiró.

Ahora, cada vez que accedan al recinto pagarán su entrada individual.

El Consistorio ha preferido no tocar el resto de normas establecidas, y en concreto, no ha querido entrar en la intnroducción de cambios en lo referente al servicio de hostelería de la piscina.

En la campaña 2020 el aforo está limitado en el recinto, así como en los vasos. Las instalaciones pueden albergar hasta 139 personas, independientemente de si tienen bono, o pagan sus entradas.

Para limitar el aforo, a cada usuario que entra se le toma nota de la hora, y se le entrega una pinza, con un número. Si se excede el número de 139 personas, los que primero han accedido a las piscinas, y lleven dos horas en su interior, deben abandonarlo, cuando el personal se lo indica.

No es la primera ocasión en la que el Ayuntamiento de Barruelo de Santullán se ve obligado a introducir cambios en el uso de las piscinas municipales.

A mediados de julio tuvo que fijar normas complementarias para los fines de semana. Se recordaba que para entrar en el recinto era necesaria la entrada o el abono.

Se indicaba que quien quisiera hacer uso del servicio de bar lo tenía que hacer en la terraza exterior y se apuntaba que para utilizar la terraza del bar situada en el interior del recinto, había que disponer de entrada o abono, independientemente de si se utiliza o no la piscina, condición que se ha mantiene ahora sin modificación alguna.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí