Los autónomos reclaman un impulso al comercio en el medio rural como revulsivo frente a la despoblación

Los autónomos han reclamado un impulso al comercio en el medio rural como revulsivo frente a la despoblación, al tiempo que han subrayado la importancia del comercio de proximidad y la venta ambulante como nexo con la producción agrícola, motor económico y servicio público, por lo que debe contar con un apoyo institucional «claro» en las políticas del reto demográfico.

En concreto, Uatae, la Mesa Nacional de las Organizaciones de Venta Ambulante de España (Emnova), la Confederación Nacional de Autónomos del Comercio (CNAC), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español (CIAE) y la Confederación General de la Pequeña y Mediana Empresa del Estado Español (Copyme) han subrayado que el pequeño comercio es una «parte vital», junto con los agricultores, para el mantenimiento de la vida en el medio rural.

Por ello, según indican, apoyarlo con una apuesta política coordinada desde todas las administraciones supone «abrir oportunidades de desarrollo y atraer más emprendimiento y más actividad económica ligada al comercio y a otros sectores -como la agricultura o la hostelería-, y por tanto, también población», para áreas rurales afectadas por el fenómeno de la denominada ‘España vaciada’.

«La desescalada ha supuesto una reapertura de la actividad comercial en el medio rural a un ritmo más ágil que en los municipios medianos, las ciudades y áreas urbanas y metropolitanas, pero los problemas que ya arrastraban estos pueblos siguen ahí y es imprescindible tomar medidas para que la reconstrucción económica y social también les llegue», han resaltado.

Entre las medidas planteadas para reactivar el comercio en el medio rural destacan el apoyo a la construcción de redes de comercialización y distribución entre el comercio de proximidad, agricultores y consumidores o medidas permanentes y ventajas fiscales y administrativas para promover la presencia del comercio de proximidad en los pueblos.

A ello se suma el fomento del comercio ambulante o comercio no sedentario en las políticas de prevención del despoblamiento, estableciendo ayudas a los ayuntamientos que impulsen la creación, mantenimiento y desarrollo de los mercadillos de gestión pública en pequeñas poblaciones rurales, así como la concesión de ayudas a los comerciantes ambulantes itinerantes en vehículos, que abastecen a viviendas y núcleos poblacionales aislados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí