Los viajes culturales y de naturaleza serán las grandes apuestas para este verano turístico, según el barómetro turístico de la consultora Braintrust que asegura que las generaciones más jóvenes serán las primeras en volver a viajar, con el turismo deportivo (27%) y el sol y playa (21%) como baluartes de su comportamiento viajero

Las tendencias detectadas en los últimos años sobre la preferencia por el turismo de naturaleza y cultural marcarán este verano turístico en el que Ayuntamientos y Comunidades Autónomas deben replantearse el tipo de turismo de futuro, redimensionar sus previsiones y rediseñar sus planes.

Los hombres eligen sus viajes motivados por la gastronomía y por productos locales (57,8%), mientras que las mujeres son algo más propensas a elegir un destino buscando cultura y patrimonio lejos de aglomeraciones (51,6%), naturaleza y destinos más solitarios (51,9%), y compras sobre todo de productos artesanos y de proximidad como muestra de solidaridad (52,3%).

Por lo que se refiere a la edad la generación entre los 40 y 55 años se decantan en su mayoría por viajes culturales y patrimoniales dentro del territorio español. Así el 48,2% escogerá el turismo de naturaleza, el 42,5% los viajes gastronómicos y el 46,7% el de compras. El turismo termal y de bienestar será elegido preferentemente por los viajeros de más de 55 años (41,6%), al igual que los viajes con motivos religiosos que agruparán el 32,4% de las preferencias.

Los menores de 30 años por el contrario se decantan por destinos de sol y playa en un 20,7% de los casos, así como por el turismo deportivo que representa el 27,3% de sus viajes.

Otras tendencias turísticas van ganando terreno: el turismo gastronómico (con un crecimiento respecto a 2.017 del 44,8%), las experiencias de salud y bienestar (43,2% de aumento), y el turismo de compras (subiendo un 53,1%).

LA REACTIVACIÓN DEL SECTOR

El informe señala que turismo de naturaleza va a cobrar más protagonismo al ofrecer espacios abiertos y pocas aglomeraciones de turistas. De hecho, los alquileres de casas rurales se han visto
incrementadas en las últimas semanas.

El turismo de cultura también se verá impulsado gracias a iniciativas de muchos ayuntamientos con el diseño de ‘hojas de ruta’ que ayudan a ofrecer un turismo de calidad respetando las medidas de salud.

El turismo de sol y playa, mantendrá sin embargo su atractivo en función de las medidas de desescalada que dicten las diferentes comunidades autónomas, pero atraerá a la gente más joven y familias con niños y menos a las personas mayores por miedo al contagio y la incomodidad de las medidas impuestas.

IMPACTO POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS.

Entre los destinos culturales españoles las preferencias se decantarán entre las Comunidades Autónomas de Andalucía (22,6%), Madrid (12,8%) y Castilla y León (12,7%), seguidas de Cataluña (7,6%), Castilla la Mancha (6,1%), Galicia (5,7%), Aragón y Comunidad Valenciana (5,2%) y País Vasco (5%).

El turismo de naturaleza en cambio predomina en Cataluña (19,4%), Castilla y León y Andalucía (13,5%) y Aragón (11,5%), seguidas por Asturias y Castilla la Mancha (5,8%), Galicia y la Comunidad
Valenciana (4,9%) y Cantabria (4,1%).

El turismo gastronómico, que también cuenta con un importante crecimiento en los últimos años, se concentra en Andalucía (15,1%), Castilla y León (13,0%), Galicia (10,4%) y País Vasco (9,5%),
seguidos de Cataluña (7,8%) y La Rioja (7,5%).

Para el turismo de termal y de bienestar los viajeros españoles eligen Cataluña y Galicia (14,4%) y Andalucía (13,1%); para las compras sobre todo se visitan las regiones de Madrid (22,4%), Cataluña (15,6%) y Andalucía (13,3%); y para los viajes con motivos religiosos Andalucía (39,2%) y Galicia (11,7%).

PLANES DE REACTIVACIÓN SOSTENIBLES.

En este contexto la consultora Braintrust recomienda a ayuntamientos y comunidades autónomas redimensionar sus previsiones, rediseñar sus planes en función de la situación actual, y reformular y transformar su ecosistema turístico.

Todo ello buscando un turismo menos masivo, más diversificado y de mayor calidad y gasto superior, buscando a un viajero respetuoso que fomente el turismo sostenible.

Los expertos consideran que el sector debe apostar por la colaboración del capital público-privado, la segmentación de los viajeros y sus intereses, ofreciendo propuestas de valor personalizadas e involucrando a la población en la implantación del nuevo modelo turístico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí