El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió dos décimas en abril respecto al mes anterior, una décima menos que en España (0,3 por ciento), y la tasa interanual (es decir, la variación de los precios durante los últimos doce meses) bajó al -1,1 por ciento, nueve décimas más que el mes anterior (-0,2 por ciento), y peor dato que la media del país que ha bajado hasta el 0,7 por ciento y entra de este modo en tasas negativas por primera vez desde agosto de 2016 y con su menor tasa desde junio de ese mismo año, según los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogidos por Europa Press.

Por su parte, en lo que va de año los precios han caído un 1,6 por ciento en Castilla y León, cuatro décimas más que en el resto del país (-1,2 por ciento).

La tasa anual del IPC ha bajado en todas las comunidades autónomas en abril respecto a marzo, entre ellas Castilla y León que pasa de este 0,2 por ciento en negativo al -1,1 por ciento. Los mayores descensos se han producido en Aragón y Castilla-La Mancha, con bajadas de un punto en ambas. Por su parte, Canarias es la comunidad donde menos ha disminuido la tasa anual, con una bajada de cuatro décimas. España ha pasado de un 0,0 a un -0,7 por ciento.

Además, Castilla y León se ha situado en abril con el segundo valor más deflacionista, tras Castilla-La Mancha y Aragón, ambas con -1,2 por ciento.

Por sectores, el mayor descenso de los precios se ha producido en la partida de transporte (-3,3 por ciento) seguida de vivienda (-3,2) y de comunicaciones (-0,2 por ciento) mientras que se mantuvieron invariables los precios de enseñanza y de medicina.

Por su parte, el pasado mes subieron los precios en las partidas de vestido y calzado (9,4 por ciento); alimentos y bebidas no alcohólicas (1,4 por ciento); hoteles, cafés y restaurantes (0,9 por ciento); ocio y cultura (0,8 por ciento); menaje (0,5 por ciento); otros (0,2 por ciento) y bebidas alcohólicas y tabaco (0,1 por ciento).

Por provincias, los precios cayeron en Salamanca y en Soria, con un 0,1 por ciento menos respecto al mes anterior y una evolución interanual del -1,2 y -1,1 por ciento, respectivamente (-1,7 y -1,9 por ciento en lo que va de año).

Por su parte, en Ávila se mantuvieron invariables lo que deja la evolución interanual en el -1,1 por ciento (-1,6 por ciento en los cuatro meses de 2020).

En Burgos y en León los precios subieron una décima con una evolución interanual del -1,1 y -1,5 por ciento en cada caso (-1,5 y -2,1 por ciento en lo que va de año). Les siguen Palencia, con dos décimas más y una evolución interanual del -1,1 por ciento (-1,5 por ciento en lo que va de año), y Valladolid, donde los precios subieron tres décimas con una evolución interanual del -1,0 por ciento (-1,4 por ciento en este cuatrimestre).

Los mayores aumentos de los precios se han registrado en Segovia y en Zamora, con un 0,4 por ciento y un 0,6 por ciento respectivamente, y una evolución interanual del -0,8 por ciento en ambos casos (-1,6 y -1,1 por ciento en lo que va de año).

Así, León, con una evolución interanual del -1,5 por ciento, es la más deflacionista, seguida de Salamanca, con un -1,2 por ciento, y de Ávila, Burgos y Soria que, con un -1,1 por ciento igualan la media regional. El resto de las provincias se sitúan por debajo aunque todas con mayor descenso que la media nacional (-0,7 por ciento): Valladolid (-1,0 por ciento) y Segovia y Zamora (-0,8 por ciento), informa EP.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí