El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha apuntado la posibilidad de que a partir del próximo 3 de diciembre se relajen «en una inmensa mayoría de la Comunidad», y ante la buena evolución epidemiológica, las medidas restrictivas que se aplican para frenar la pandemia del coronavirus.

Así lo ha puesto de manifiesto Fernández Mañueco durante su participación este martes en una sesión extraordinaria del Consejo Autonómico de Turismo en la que ha transmitido todo el apoyo del Gobierno regional a este sector.

Durante su intervención, Fernández Mañueco ha explicado que las medidas implantadas, sumadas «al esfuerzo de la gente y el sacrificio de los sectores afectados está consiguiendo reducir los contagios, salvando la salud de todos, especialmente de las personas mayores y más vulnerables».

Asimismo, ha explicado que su previsión es que la próxima semana se pueda ofrecer a «una inmensa mayoría del territorio» un alivio en las medidas que entraron en vigor el pasado 6 de noviembre, aunque dependerá, «en último caso, de la evolución epidemiológica», que actualmente «es buena», pero Fernández Mañueco ha pedido «no bajar la guardia y ha insistido en la importancia de «mantener el esfuerzo un poco más» para conseguir vencer «juntos» al virus.

Así, Alfonso Fernández Mañueco ha aseverado que cuando la incidencia acumulada de 14 días descienda por debajo de los 400 casos por 100.000 habitantes, se retirarán las restricciones adicionales que se aplican desde el primer fin se semana de noviembre.

En esta línea, el presidente de la Junta ha indicado que algunas provincias de Castilla y León pasarán «previsiblemente» a niveles inferiores al 4 en los próximos días, lo que permitirá reiniciar en ellas la actividad en gran parte de estos sectores.

En todo caso, «el alivio de las medidas llegará de forma progresiva, atendiendo a la evolución epidemiológica de cada territorio y conforme a los niveles de alerta pactados en el Consejo Interterritorial de Salud», ha subrayado Fernández Mañueco, quien, sobre el próximo puente de la Constitución, ha puesto sobre la mesa la apuesta de la Junta por la adopción de una «decisión conjunta» de los Gobiernos de España y autonómicos y que sea «de aplicación para todo el territorio nacional».

El presidente de Castilla y León ha remarcado en la reunión que para afrontar la actual situación también resulta «fundamental e imprescindible» la unidad de acción en las medidas económicas. Explicó que el Gobierno autonómico ha puesto sobre la mesa una batería de ayudas y apoyos financieros para inyectar a la hostelería y el turismo de 290 millones de euros. De ellos, 271,5 son líneas de crédito, en la mayoría de los casos, con intereses cero, aval gratuito y dos años de carencia a través de Iberaval, y otros 19,4 millones en subvenciones directas para inversiones y mantenimiento de empleo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí