El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha lanzado un mensaje de optimismo a los castellanoleoneses en y ha señalado que 2021 será el año de la recuperación, con un proyecto común.

«Será el año en el que nos levantaremos, miremos atrás y cojamos impulso para lograr todos los retos que tenemos por delante», ha señalado el presidente de la Junta en su mensaje de fin de año.

Tras definir 2020 como uno de los peores años de este siglo, en el que la Comunidad ha sufrido «el golpe de la pandemia de una forma extraordinariamente cruel» y destacar que «incluso en los malos momentos, hay felicidad y esperanza», el jefe del Ejecutivo autonómico ha incidido en que el año que comienza será en el que se superará la pandemia y el de la recuperación para Castilla y León dentro un proyecto común de España y de Europa.

«Porque lo mejor está por llegar», Fernández Mañueco ha trasladado un mensaje de optimismo y ha llamado a los castellanos y leoneses a seguir «trabajando con ilusión, generosidad y solidaridad», y a hacerlo unidos y sin desviarse del camino. «Acompañemos a cada uno de nuestros familiares, vecinos y amigos en sus luchas vitales. Y afrontemos esta nueva etapa de oportunidades con esperanza porque tenemos razones para ello», ha subrayado.

Por ello, ha apelado «a dejar a un lado lo que separa para alcanzar puntos de encuentro» y ha insistido en que ahora, más que nunca, «se impone escuchar, hablar, lograr el entendimiento». El presidente de la Comunidad ha subrayado que es la hora de tender la mano y ha llamado a todos sus «paisanos» a sumar porque así Castilla y León será «imparable».

«Porque esta tierra siempre ha sido referencia en la historia y debe de ser protagonista en la reconstrucción que nos espera. No sobra nadie. En Castilla y León necesitamos a todos nuestros hijos y a todos aquellos que lleguen hasta nosotros, a quienes acogemos con los brazos abiertos y ofrecemos oportunidades», ha destacado en su mensaje de fin de año. Asimismo, se ha referido también a los castellanos y leoneses que residen en el exterior: «Sois parte nuestra. Os damos la mano y nunca la soltaremos».

«Los castellanos y leoneses nunca lo hemos tenido fácil y, aun así, hemos logrado cosas extraordinarias en el pasado y lo haremos en el futuro», ha remarcado antes de animar a ser «dignos sucesores de nuestros mayores» y a mejorar «con trabajo, ilusión y esperanza» Castilla y León.

CONSTITUCIÓN Y ESTATUTO

El presidente de Castilla y León ha defendido que «la Constitución Española es una magnífica base de convivencia, progreso y protección de las personas» sobre la que impulsar la recuperación desde la libertad, la igualdad, el pluralismo político y la solidaridad.

«Con la Carta Magna y el Estatuto de Autonomía desarrollamos el proyecto de Castilla y León como parte esencial de España; nos abriremos camino con este marco para superar las dificultades», ha destacado. «Lo haremos con empuje y con coraje, pero también con solidaridad y cooperación», ha añadido.

Fernández Mañueco ha remarcado que, en la España constitucional, todas las instituciones son una garantía de estabilidad, por lo que deben defenderse y protegerse, así como reforzar la solidaridad entre territorios y la cooperación entre administraciones.

En esa línea, ha destacado que las comunidades autónomas «son vitales» para avanzar tanto en los grandes servicios públicos, como la sanidad, la educación de niños y jóvenes, los servicios sociales para las personas mayores, dependientes y los más vulnerables; también en la recuperación económica y en el empleo tras el duro golpe de la pandemia; y en la modernización, la transformación digital y el camino hacia un mundo más verde.

En todo ello, se vuelcan, ha apuntado, los Presupuestos Generales de la Comunidad para 2021, los más elevados de la historia y en los que prima el gasto social para proteger a las personas y para apostar por el impulso de la economía.

Además, Fernández Mañueco ha incidido en el «gran protagonismo» que en este camino de recuperación tendrá Europa: «en la que crecemos, fieles a nuestra secular vocación europeísta». De ella, ha recordado, «llega la esperanza de la vacuna», que ya se suministra, empezando por las personas «de más riesgo», a las que más deben «cuidar» como son los mayores, dependientes y personal sociosanitario».

El jefe del Ejecutivo autonómico ha remarcado que de Europa llegan también los fondos para la recuperación económica y social, igual que las ayudas de la Política Agraria Común, tan importantes para el campo y el mundo rural.

«Será, en definitiva, con Castilla y León en un proyecto común de España, y dentro de Europa, en el que afrontaremos más arropados los retos que tenemos por delante», ha aseverado.

RECUERDO A LOS FALLECIDOS

Las primeras palabras del presidente de Castilla y León han sido un recuerdo para «todas aquellas personas que nos fueron arrebatadas antes de tiempo» y que dejan «una huella imborrable» que pervivirá en la memoria de esta tierra para siempre.

Fernández Mañueco no ha querido olvidar «todas las buenas acciones, esfuerzos compartidos y sacrificios que nos están llevando a mejorar como sociedad». «Hoy estamos más cerca de contener al virus y esto no sería posible sin la colaboración y cooperación de muchas personas, instituciones y países», ha subrayado.

En primer lugar, se ha referido al trabajo incansable del personal sanitario que, desde la primera línea, en hospitales y centros de salud, hasta en residencias, centros sociosanitarios y laboratorios, «han dado lo mejor de sí mismos, en ocasiones hasta la vida» por cuidar de todos.

También ha tenido palabras para los sectores esenciales para trasladar su agradecimiento y destacar el gran esfuerzo y compromiso de todos los trabajadores, autónomos y empresas de sectores fundamentales, como el agroalimentario, el logístico y el comercial, entre otros. «Cuando tuvimos que quedarnos en casa, ellos trabajaban para que no nos faltara de nada. Para que Castilla y León y España funcionaran», ha recordado.

En la misma línea, el presidente de Castilla y León se ha dirigido en su discurso a sectores estratégicos e importantes como la hostelería, la restauración, la cultura o el turismo, que «han sufrido y siguen sufriendo», y ha destacado que, gracias al sacrificio que han hecho, Castilla y León está más cerca de doblegar al virus. «Sé que no hay palabras de consuelo para quienes han visto peligrar o han perdido su negocio o empleo; pero estas medidas tan duras como necesarias han salvado vidas. Y eso es también gracias a ellos», ha asegurado.

El presidente ha tenido presente también «la labor crucial» de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, las policías locales y el Ejército de España, así como a otros colectivos, como los docentes y los funcionarios de la administración, para agradecerles su esfuerzo para que «los servicios sigan funcionando pese a las muchas dificultades».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí