El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha presidido este martes la reunión del Consejo Financiero de Castilla y León, en la que ha pedido a las entidades financieras que se impliquen ante la actual crisis sanitaria provocada por el COVID-19 y tomen medidas para inyectar liquidez a autónomos y pymes de la Comunidad

Considerando el «papel clave» que el sector financiero tiene en la actividad productiva, el crecimiento económico y la creación de empleo, se hace «necesaria», a juicio de Fernández Mañueco, la implicación de estas entidades para «ayudar a paliar los efectos provocados por la actual situación en empresas y autónomos de Castilla y León».

Por ello, durante la celebración del pleno se ha instado a una «participación efectiva» por parte de las entidades financieras en colaboración con la Junta de Castilla y León para apoyar el desarrollo económico de la región y favorecer «una pronta recuperación».

En este sentido, Fernández Mañueco ha afirmado que las entidades financieras tienen «un papel fundamental» para «amortiguar el impacto de la crisis sanitaria» en la economía y el empleo, puesto que «son miles los autónomos y pymes que actualmente se encuentran en dificultades, con problemas de liquidez para afrontar sus gastos al carecer de ingresos», informa EP.

Según ha explicado el presidente, se trata en muchos casos de negocios «viables» que «funcionan, que son rentables y útiles», y que en este momento «necesitan apoyo para obtener financiación».

Por todo ello, Fernández Mañueco ha llamado a la «responsabilidad, compromiso y solidaridad» de las entidades financieras para apoyar a esos autónomos, empresas y a sus empleados. «Necesitamos todo vuestro potencial, toda vuestra capacidad, para sostener la economía y para la recuperación posterior. Ahora más que nunca la sociedad os necesita», ha afirmado.

Asimismo, en la reunión se ha puesto de manifiesto el «esfuerzo» de la Junta para hacer frente al impacto en la Comunidad del COVID-19 con distintas medidas económicas, entre las que el jefe del Ejecutivo autonómico ha destacado la partida de 100 millones para facilitar la liquidez y el circulante de las empresas y autónomos, al objeto de mantener su actividad y su capacidad de generar empleo.

Así, la Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), ayudará a que 3.000 empresas de Castilla y León puedan hacer frente a las distintas necesidades de liquidez, créditos, soluciones digitales y aplazamiento de préstamos, causadas por la crisis sanitaria.

El Consejo Financiero de Castilla y León es un foro voluntario de colaboración e intercambio entre la Administración de la Comunidad y las principales entidades del sector financiero que operan en Castilla y León, en la búsqueda a través del diálogo de fórmulas que incentiven la actividad en Castilla y León y su desarrollo económico y social.

Junto a la Administración Regional, el Consejo Financiero de Castilla y León lo forman las 15 entidades de crédito con mayor presencia en la Comunidad –Unicaja Banco, Caixabank, la Unión de Cajas Rurales de Castilla y León (Cajaviva, Rural de Zamora, Rural de Salamanca y Rural de Soria), Banco Santander, BBVA, Bankia, Ibercaja Banco, Grupo Cajamar, Banco de Sabadell, Abanca, Caja Laboral y Bankinter–.

Asimismo, en este foro participan Iberaval y Sodical, las entidades financieras más relevantes en la región en los ámbitos de garantía recíproca y capital riesgo, respectivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí