Marc Blanch (1982) es uno de esos jugadores de baloncesto al que la afición palentina recuerda con un cariño especial. Formó parte del equipo colegial dos temporadas (2015/16 – 2016/17) y acaba de ser elegido el mejor alero de la historia del Club palentino. Actualmente juega en el CB Prat donde es uno de los pilares fundamentales del equipo

Ahora mi papel es ayudar a los más jóvenes a integrarse cuanto antes en la dinámica, eso sí, sin dejar de jugar a baloncesto

Me gustaría comenzar destacando que acabas de ser elegido por los aficionados palentinos como el mejor alero de la historia del Club Palencia Baloncesto. ¿Cómo se consigue dejar esa huella en el recuerdo de la afición?

La verdad es que no te sabría decir, supongo que por la entrega en el campo, siempre lo doy todo, y supongo que eso les gustaría. Intento hacer mi trabajo lo mejor posible siempre. Es muy bonito que una afición como la de Palencia te recuerde porque por allí han pasado muy buenos jugadores.

En Palencia jugaste dos temporadas. La primera (2015/2016) fue mágica, con la victoria de la Copa Princesa y el ascenso a la ACB y en la segunda (2016/2017) llegásteis a disputar la final del Play Off. Cuando te hablan de esta etapa de tu vida ¿qué recuerdos te vienen a la cabeza?

Muy buenos recuerdos ¡sin duda! Deportivamente estuvimos muy arriba las dos temporadas, tanto a nivel colectivo como a nivel individual. Hicimos muy buenos amigos con los que aún mantenemos contacto a diario.

Comenzaste a jugar de manera profesional con 21 años y ahora, mirando atrás, puedes presumir de tener a tus espaldas 537 partidos disputados. ¿Has tenido siempre claro que querías que tu carrera profesional fuera así? ¿A tus 38 años puedes decir convencido: “He hecho lo que he querido”?

Cuando un jugador empieza con cualquier deporte, sueña con llegar a ser profesional, tiene sus ídolos y quiere ser como ellos. Sin duda alguna te diría que aún sigo haciendo lo que siempre he querido. He estado dos temporadas en ACB, que es a lo máximo que podría llegar a aspirar, y sigo teniendo la gran suerte de trabajar de lo que es mi pasión.

A base de esfuerzo, trabajo y ambición has conseguido crecer profesionalmente y, por consiguiente, diversos títulos. ¿Te queda algún objetivo que alcanzar en esta profesión?

Objetivos en sí siempre tienes. Quieres ganar más partidos y títulos, si no quisiera eso lo dejaría, así como intentar mejorar cada día, y ahora ayudar a mejorar a los jóvenes que suben, que tienen mucho talento pero que aún les queda por aprender.

Como jugador profesional ¿cómo te describirías a ti mismo tanto dentro como fuera de la pista?

Dentro de la pista siempre he sido un jugador muy activo, mejor en ataque que en defensa, que le gusta correr al contrataque, y creo, que buen compañero. Fuera de la pista a veces sorprendo a la gente que no me conoce, pues soy agresivo e intento no parar nunca, en cambio fuera, soy muy tranquilo, ¡nada que ver una cosa con otra!

Con 38 años ¿en qué momento físico te encuentras actualmente?

A decir la verdad, este parón por el Covid-19 me ha venido mal, estaba a un buen nivel y la cancelación de la liga nos ha tenido parados muchos meses sin poder seguir entrenando con normalidad. Pese a ello, físicamente me encuentro bien para seguir dando guerra algún añito más.

Después de estar en el Palencia Básquet fichaste por el CB Prat donde además de en la pista, también juegas un papel muy importante como veterano del equipo. ¿Qué es lo que intentas aportar a tus compañeros así como al club en general?

En el Prat los objetivos que hay son muy diferentes a los equipos en los que había estado antes. Al ser vinculados del Joventut, jugamos con muchos chavales de 18 años que dan el salto a categoría sénior y eso hace que tengan 0 experiencia. Ahora, un poco mi papel es intentar ayudarles a saber cómo va esto, integrarles cuanto antes en una dinámica desconocida para ellos, eso sí, sin dejar de jugar al baloncesto.

Con la pandemia hemos vivido un final de temporada muy atípico, y previsiblemente también lo será el principio de la siguiente. ¿Qué planes de futuro tiene Marc Blanch para esta 2020-2021? ¿Volverá el CB Prat a contar con tu juego o existen otras alternativas?

Ahora ya con 38 años y la familia es complicado salir fuera de casa. Por suerte tengo el Prat al lado de casa que me permite seguir jugando a baloncesto y donde me encuentro muy agusto. Estamos intentando llegar a un acuerdo para seguir.

A lo largo de tu carrera has vivido muchos momentos especiales y únicos, junto a compañeros que se habrán convertido en verdaderos amigos. Si tuvieras que elegir tu ‘Quinteto Ideal’ de amistades ¿con quién te quedarías?

Creo que hace poco hice un quintento con los mejores jugadores con los que he jugado, hablando de amigos es mas dificil porque a lo largo de los años haces amistades muy buenas. Creo que me quedaría con Dani Pérez al base, de dos pondría a David Navarro, de alero Romà Bas, de cuatro a Urko Otegi y de pívot Gerbert Martí. Está claro que podría decirte dos o tres quintetos, ¡sólo con uno me lo pones muy complicado!

Y si hablamos de momentos ¿cuál es el que recuerdas con mayor cariño?

Me quedaría con cualquier título conseguido, ascensos, copas… son momentos en que verdaderamente puedes disfrutar del trabajo realizado a lo largo de la temporada, y sobre todo, por ver a los aficionados que tanto nos han hecho vibrar desde sus asientos, llenos de alegría.


La temporada 2015/16 ha sido una de las más increíbles de la historia del Club morado. El equipo dirigido primeramente por Pori Fisaac y a mitad de temporada por Sergio García, ganó en la pista el ascenso a ACB

Al año siguiente de dejar el equipo morado, Marc Blanch regresó al Pabellón Municipal de Palencia siendo ya jugador del CB Prat. Foto: @masquebasketpal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí