El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que la situación comienza a «normalizarse» después del intenso temporal de nieve provocado por la borrasca ‘Filomena’ y considera que los españoles pueden estar «orgullosos» de los miles de profesionales y efectivos públicos que han trabajado desde el primer momento para paliar los efectos del temporal.

Asimismo, en rueda de prensa ha manifestado su orgullo por «el grado de coordinación» entre la Administración central, autonómica y local. No obstante, ha pedido a los ciudadanos «precaución» porque aún quedan «días complicados» a consecuencia de la ola de frío que sucede a ‘Filomena’ y que llevará el termómetro durante la próxima madrugada a valores de -14ºC en numerosos puntos del país.

El ministro del Interior ha elogiado el trabajo de «miles de efectivos» del Estado, incluidas las brigadas forestales, así como de los servicios de conservación estatales y de las comunidades autónomas, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como la Guardia Civil o la Unidad Militar de Emergencias, que han trabajado, todos ellos, bajo la coordinación de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias para garantizar los servicios públicos que son, según el ministro «el músculo» de un estado social y democrático.

«Quedan días complicados por delante hasta que amaine la ola de frío», ha insistido Grande-Marlaska, que admite que aún costará recuperar todavía la «normalidad» por lo que insta a extremar la precaución y llama a la prudencia de los ciudadanos a los que pide que eviten cualquier desplazamiento mínimamente evitable, tanto por su seguridad, como para no interrumpir los servicios de emergencia que trabajan para garantizar la movilidad.

El ministro ha manifestado su apoyo «constante» a las Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, en especial a la Guardia Civil y a la Unidad Militar de Emergencias, por su despliegue coordinado por la Dirección General de Protección Civil.

En concreto, ha indicado que aún siguen afectadas 691 carreteras por el temporal, 138 de ellas siguen cortadas por nieve y en mas de 320 es necesario el uso de cadenas. Precisamente, ha señalado que la práctica totalidad son secundarias y muchas de ellas de acceso a polígonos industriales y núcleos urbanos, por lo que asegura que se está «intensificando» los trabajos para despejar estas zonas.

«Vivimos las condiciones meteorológicas más adversas de los últimos tiempos», ha apostillado Grande-Marlaska que señala, no obstante, que muchas comunidades autónomas han iniciado ya la desescalada en sus planes de emergencia y respuesta una vez que el Sistema Nacional de Protección Civil la prioridad ha sido garantizar los servicios públicos fundamentales, como la electricidad, el gas o el agua potable y las infraestructuras públicas.

En ese sentido, ha apuntado que el servicio de Correos ya está garantizado y que la UME ya ha despejado los accesos a Mercamadrid así como el acceso a los hospitales.

Si bien, aún queda una decena de zonas urbanas en distintos puntos de la geografía que están sufriendo cortes de suministro eléctrico y los efectivos trabajan aún para despejar los accesos a los centros penitenciarios de Madrid 3 y Valdemoro y ya se han efectuado los relevos de personal en el resto de prisiones de Madrid y de Aragón.

En cuanto a la llegada de 300.000 dosis de la vacuna de Pzifer, el ministro ha confirmado que llegaron entre las 4.00 y las 5.00 horas a la «media docena» de aeropuertos habilitados y desde ahí comenzó su distribución custodiada por la Guardia Civil.

BARAJAS YA OPERATIVO

Por su parte, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha señalado que el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas «ya está operativo» con dos pistas, por lo que las operaciones se seguirán ampliando gradualmente a lo largo del día en función del avance las labores de limpieza y de la reorganización de las compañías aéreas.

Este lunes han sido operados desde el aeródromo madrileño en las dos pistas operativas un total de 20 vuelos (14 de salida y 6 de llegada), y solo está operativa en estos momentos la Terminal 4; las otras tres terminales del aeropuerto permanecen cerradas. De las 400 operaciones previstas, en estos momentos hay un total de 117 vuelos cancelados.

Ábalos ha manifestado que «normalizar el funcionamiento de un aeropuerto no es como en una carretera», ya que «tiene un rigor y unas exigencias de seguridad aeronáutica» que implican la eliminación total de la nieve.

En la misma línea, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha agradecido la labor de los profesionales de Protección Civil y Emergencias, pero también a los ciudadanos particulares que «han puesto de relieve la solidaridad de los españoles en momentos difíciles.

«En momentos duros es cuando España crece y es momento de luchar unidos», ha defendido la ministra, que se ha sumado al llamamiento a tener una especial atención ante el «desplome» de las temperaturas que está complicando la situación que se agravará aún más la próxima noche.

En esa línea, ha desaconsejado «por completo» el uso de vehículo particular y de cualquier movimiento de personas que no sea «estrictamente indispensable», por los peligros que puedan producirse.

Robles ha destacado la coordinación desde Protección Civil y Emergencias de la Unidad Militar de Emergencias y del Ejército de Tierra desde el viernes por la noche cuyos efectivos «se han volcado» en evacuar automovilistas y, en una segunda fase, en permitir la movilidad en las arterias principales así como facilitar el acceso a los centros sanitarios.

En concreto ha precisado que la UME y del Ejército de Tierra han trabajado en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, así como en Merca-Madrid y ahora más de 1.000 efectivos de estos cuerpos –600 de la UME y 400 del Ejército de Tierra– siguen haciendo una «labor importante» como trasladar enfermos en Madrid, y con otros 200 en Teruel y Daroca (Zaragoza).

No obstante, ha anunciado que están llegando refuerzos y ha garantizado que llegarán «todos los que sean necesarios» y que bajo la coordinación de Protección Civil están «a disposición» de todas las administraciones para recuperar la normalidad «cuanto antes».

«No vamos a regatear ningún esfuerzo para devolver la normalidad e insisto, la UME, con el apoyo del Ejército de Tierra, se van a seguir volcando para recuperar la normalidad» ha concluido Robles que pide también «precaución y prudencia».

Por último ha reiterado su reconocimiento a todos los efectivos que están trabajando en la emergencia porque con ellos España demuestra que sus servidores públicos están «a la altura de las circunstancias».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí