Medidas más restrictivas en Valladolid y Salamanca al detectar transmisión comunitaria

El descontrol de los casos de contagio por coronavirus en Valladolid y Salamanca, ya con transmisión comunitaria, ha llevado a la Junta de Castilla y León a firmar este martes una orden para, en una ‘vuelta de tuerca’, incrementar las medidas restrictivas en ambos municipios, para lo que se ha pedido la máxima colaboración de la Administración estatal y de los alcaldes a través de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las policías locales.

Así lo han anunciado el consejero portavoz y vicepresidente, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en una comparecencia tras la celebración de un Consejo de Gobierno Extraordinario en el que, una vez analizada la evolución epidemiológica, se ha decidido incrementar las restricciones en las dos capitales citadas para limitar a los grupos de personas para el desarrollo de cualquier actividad o evento de carácter familiar o social en la vía pública, espacios de uso público o espacios privados con la finalidad de controlar la transmisión de la enfermedad.

En su decisión se ha tenido en cuenta el incremento de la incidencia de casos por cada 10.000 habitantes, que en Valladolid se sitúa 19,1 casos y en Salamanca 17,3, a gran distancia de la situación registrada en el resto de capitales de provincia, desde Palencia, con 7,6, hasta Segovia, con 10,91.

Así, mientras en el resto de las provincias la situación adquiere una cierta estabilidad, incluso con tendencia a la baja en contagios, en los casos de Valladolid y Salamanca, fruto, según Casado, de una «relajación», la incidencia del coronavirus se ha disparado hasta situarse en parámetros de transmisión comunitaria, en el primer caso situando a la capital del Pisuerga a la cabeza en número de casos y tasa de incidencia de la Comunidad y en el de la capital charra respecto de la presión hospitalaria, al contabilizar el mayor número de hospitalizados en planta y en la UCI.

La consejera de Sanidad, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha puesto el énfasis en la delicada situación que presentan, en la capital vallisoletana, las zonas básicas de Salud Delicias I, Delicias II, Valladolid Rural, Peñafiel y Tordesillas, mientras que en Salamanca preocupa lo ocurrido en Garrido Norte, Garrido Sur y Alamedilla.

«Todo esto nos obliga a adoptar medidas más restrictivas. Se trata de cortar la cadena de transmisión», ha coincidido Casado y el consejero portavoz, quien ha aprovechado para dirigirse a los ciudadanos de las dos capitales para pedirles su máxima colaboración y comprensión y solicitar de ellos que durante estos días, fechas en las que tenían que celebrar sus fiestas patronales, lo hagan pero «de forma distinta y cuidando de los suyos».

MEDIDAS REVISABLES CADA SEMANA

Así, la nueva orden firmada, que se publicará mañana en el Boletín Oficial de Castilla y León, con vigencia desde las cero horas de este miércoles y revisables cada semana, establece un máximo de quince personas en espacios al aire libre o de diez en espacios cerrados para el caso de velatorios y entierros; en lugares de culto y para celebraciones nupciales y otras de tipo religioso y civil no podrán reunirse más de 25 personas, si es en espacios cerrados, ni de 50 en abiertos, sin superar en ningún caso un tercio del aforo.

En lo relativo a hostelería, restauración y sociedades gastronómicas, la orden establece que en los bares y cafeterías no podrá consumirse en el interior del local salvo en mesa y sentados. Las mesas no podrán ser de más de seis personas, con uso de mascarilla y guardando la distancia de seguridad interpersonal conforme viene establecido.

Además, en los restaurantes y sociedades gastronómicas no está permitido el consumo en la barra y en la zona de cafetería o bar y en ningún caso podrá hacerse cualquier consumo de pie.

En las terrazas al aire libre de cualquier tipo de establecimiento las mesas no podrán ser de más de seis personas, guardando la distancia de seguridad interpersonal conforme viene establecido. El consumo no podrá ser de pie sino sentados. En todo caso se extremará en estas actividades el uso de mascarilla y la distancia interpersonal como viene establecido.

Para la actividad en cines, teatros, auditorios, circos de toldo, plazas, recintos e instalaciones taurinas y espacios similares, así como recintos al aire libre y otros locales y establecimientos destinados a espectáculos públicos y actividades culturales y recreativas, será de aplicación un límite máximo de 25 personas para lugares cerrados y de 50 tratándose de actividades al aire libre.

En cuanto a la práctica deportiva, podrá realizarse al aire libre de forma individual o colectiva, sin contacto físico y hasta un máximo de cinco personas de forma simultánea, al tiempo que, al igual que en las anteriores actividades, se establecen idénticos límites de aforo para la asistencia del público a eventos de este tipo dentro (25) y fuera de instalaciones deportivas (50).

A su vez, respecto de bibliotecas, archivos y otros espacios culturales, se establece un máximo de diez personas por grupo, al igual de lo acordado para la realización de actividades de tiempo libre dirigidas a la población infantil o juvenil y la celebración de reuniones familiares.

El seguimiento y control de las acciones indicadas en esta Orden se desarrollará en el marco del Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León y, en este sentido, la vigilancia, la inspección y el control del cumplimiento de estas medidas de contención corresponden a las autoridades estatales, autonómicas y locales, según el régimen competencial aplicable.

En este sentido, la Junta dará traslado de esta Orden a la Delegación del Gobierno de la Nación en Castilla y León y a los ayuntamientos de Salamanca y de Valladolid, a efectos de recabar su cooperación y colaboración a través de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de las respectivas policías locales, para la aplicación y cumplimiento de las actuaciones adoptadas.

«Es imprescindible en todo el territorio, pero sobre todo en Valladolid y Salamanca, que los ciudadanos sepan que se va a exigir el cumplimiento estricto de todas estas medidas, que no tendrán su efecto en los próximos diez días porque, a buen seguro, seguirán incrementándose los contagios, los ingresos en planta y las UCI y los fallecimientos», ha reconocido Igea, quien considera que la presente orden es vital para romper la cadena de transmisión de un virus que, como así ha recordado, ya se ha llevado por delante en Castilla y León la vida de más de 4.000 personas.

«No descartamos tomar más medidas, pero hay un horizonte, hay esperanza, un horizonte no muy lejano en el que se podrá lograr una vacuna, posiblemente en enero, y se pueda volver a la normalidad. Pero lo que es bien claro es que nadie se puede poner de lado», ha sentenciado el consejero portavoz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí