Por Aida Acitores

Mucho, muchísimo antes de que se inventara la playlist de ‘‘favoritos’’ en Spotify, ya existían los “temazos”. Melodías vocales e instrumentales que contaban historias, que ensalzaban la palabra de Dios o que emocionaban por igual en la Corte y en la plebe. Música de exquisita delicadeza, como aquel Mille Regretz de Josquin Des Prez que hacía llorar al mismísimo Carlos V, un hit que el compositor español Luis Narváez transformó y denominó La canción del emperador, pues el rey la mandaba interpretar una y otra vez en lo que hoy llamaríamos ‘‘modo bucle’’.

Volver a escuchar aquellas piezas de la Edad Media, el Renacimiento o el primer Barroco es una delicia capaz de aplacar el dolor auditivo, ya tristemente crónico, que algunos padecemos desde el auge del reggaeton. No solo porque ellas sentaron las bases de toda la grandeza musical que vendría después, sino porque, además, siguen siendo injustamente desconocidas para el público.

Este mes tenemos una oportunidad enorme para hacerlo: la II edición del festival internacional Palencia Antiqva, coproducido por el Centro Nacional de Difusión Musical y la Diputación de Palencia. La cita se integra en la programación anual de este organismo dependiente del Ministerio de Cultura, que en 2019 incluyó a Palencia por primera vez en su calendario. Ocho conciertos componen esta segunda edición, que comienza el viernes 20 en la iglesia de San Miguel a las 20:30 horas, con la famosa agrupación vocal Ensemble Organum, bajo la dirección de  Marcel Pérès, que nos acercarán El Canto de los templarios, uno de los pocos cantos litúrgicos dedicados a esta Orden que han llegado hasta nuestros días, cuyo manuscrito se conserva en el castillo de Chantilly.

Fundado en 1982 en Francia por su director, el Ensemble Organum es uno de los grupos de música antigua más importantes del momento y destaca no solo por la calidad interpretativa, sino por la labor de investigación que ha realizado desde sus inicios. Con el Ensemble Organum, Marcel Pérès ha realizado más de cuarenta grabaciones discográficas.

El sábado 21 es el turno de uno de los organistas más conocidos en nuestra provincia, Roberto Fresco, director de la Academia Fray Joseph de Echevarría de Palencia, que actualmente ocupa el puesto de organista titular de la madrileña Catedral de La Almudena. El repertorio del concierto que ofrecerá en la iglesia de Santa Eulalia de Paredes de Nava, el sábado 21 a las 18:00 horas, explora obras de diversos autores con la particularidad de centrarse en el repertorio profano para un instrumento, el órgano, que habitualmente se destinaba a la música litúrgica.

El mismo sábado 21 a las 20:30 horas actúa en la iglesia de San Pablo el ensemble Los Afectos Diversos, dirigido por Nacho Rodríguez, con uno de los momentos más importantes del festival: la interpretación de una misa de difuntos del desconocido Antonio Gallego (ca. 1520-1530), que ha sido recuperada hace solo tres años en el archivo de la Catedral de Valladolid.

Ya el 22, a las 18:00 horas, la joven organista Mar Vaqué (Tarragona, 1994) ofrece en la iglesia de San Millán de Baltanás un concierto que abarca un repertorio de casi 400 años de música antigua. El mismo día en la capital, en la iglesia de San Pablo a las 20:30 horas, el ensemble Eloqventia, dirigido por Alejandro Villar, nos traerá otro hit medieval: las cantigas de Alfonso X el Sabio, en particular, algunas de las que dedicó a la Virgen de VIllalcázar de Sirga, «lo cual demuestra la importancia de este enclave palentino en el siglo XIII», según destaca en su programa el CNDM.

El segundo fin de semana del festival nos trae el concierto de la formación vocal Gradualia en la iglesia de San Miguel, el viernes 27 a las 20:30 horas, denominado Castellae y consagrado a la polifonía en las catedrales de Castilla y León. El tercer y último concierto de órgano del ciclo correrá a cargo de Joan Boronat el sábado 28 a las 18:00 horas en la Colegiata de San Miguel, en Ampudia, en un variado recorrido por el repertorio organístico de los siglos XV a XVIII.

Cierra la edición José Miguel Moreno (vihuela y laúd renacentista) el mismo sábado 28 a las 20:30 horas en la iglesia de Las Agustinas Recoletas de Palencia, que explora el repertorio de uno de los intrumentos más importantes en la península en el siglo XVI, la vihuela, con piezas como la antes citada Canción del emperador. Un de despedida ideal para terminar el festival con el melancólico anhelo de que el festival se repita el próximo año.

Foto: órgano de la iglesia de San Millán en Baltanás

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí