El pleno da luz verde al acotamiento de 460 hectáreas de los bienes comunales del Ayuntamiento de Paredes de Nava para su posible uso industrial o instalación de proyectos de energías renovables

 

Paredes de Nava ha dado vía libre al acotamiento de 460 hectáreas que servirían para la llegada de proyectos ligados al sector de las fotovoltaicas.

Conforme al artículo 106 del Reglamento de Bienes de las Corporaciones, la Corporación Municipal en sesión extraordinaria adoptó el acuerdo de acotar 460 hectáreas de los bienes comunales del Ayuntamiento de Paredes de Nava para su posible uso industrial o instalación de proyectos de energías renovables.

Asimismo se aprobaron las Memorias correspondientes y solicitar de la Junta de Castilla y León la autorización para el acotamiento de los citados bienes.

Es el tercer acuerdo de estas características que adopta Paredes de Nava en cuatro meses. El pasado mes de septiembre, el Consistorio terracampino, acordó el acotamiento de 624 hectáreas, un acuerdo que anulaba uno previo del 6 de agosto en el mismo sentido.

Ya entonces la Junta Agraria Local de Paredes de Nava elevó un escrito al Ayuntamiento sobre este asunto. Según informaba Agroinformación el escrito finalizaba así: “Solicito al Ayuntamiento de Paredes de Nava que retire el proyecto de acotamiento de 624 hectáreas del bien comunal “Finca El Páramo” por no ajustarse a la legislación vigente en materia de bienes comunales”.

El artículo 94 del documento que rige el comunal insiste en que en ese terreno “el aprovechamiento y disfrute de bienes comunales se efectuará en régimen de explotación común o cultivo colectivo”. No será el caso porque el Ayuntamiento, según los agricultores, sin consultar a la Junta Agraria Local, ha aprobado en pleno la reserva de las 624 hectáreas para hipotéticos usos de generación energética, «aunque los miembros de la Junta Agraria sospechan que el tema está más que hablado con los inversores y que no son tan hipotéticos», se indica en la información de Agroinformación.

Dicen que no tienen nada contra la energía solar pero que hay muchos espacios menos agrícolas donde puede hacerse.

La Junta Agropecuaria mostró su sorpresa por el hecho de que el Ayuntamiento de Paredes de Nava les denegara una solicitud del terreno para cultivos promovidos por jóvenes agricultores alegando «que era un terreno comunal que al parecer no lo es tanto ahora», explican en la información.

El Consistorio salió al paso de esas apreciaciones. Quiso aclarar algunas cuestiones relacionadas con el acuerdo. Defendió la idoneidad del trámite adoptado, consideraba que la posible llegada de iniciativas vinculadas a las energías renovables generará beneficio en la localidad y recordó que la superficie reservada en septiembre supone apenas un 5% del total comunal y carece de especial calidad agrícola.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí