24 apicultores reciben ayudas para mantener a raya al oso en sus colmenas. Seis de ellos las consiguen después de haber sido denegadas en primera instancia

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha resuelto ayudas para que 99 apicultores de la Comunidad, 75 en León y 24 en Palencia, cuenten con pastores eléctricos para proteger a sus colmenas de los osos.

Seis de ellos han logrado las ayudas tras recurrir una primera resolución en la que se les denegaba la misma.

La convocatoria contaba con 60.000 euros en ayudas, que no se han agotado.

El Boletín Oficial de la Comunidad, Bocyl, publica la resolución de las ayudas, y según las bases reguladoras de las mismas, la Consejería subvencionará con hasta 360 euros cada «pastor eléctrico» que los apicultores instalen.

Los «pastores eléctricos» son unos cables de bajo voltaje que funcionan con batería y que provocan calambres a los osos cuando los tocan, lo que impide los ataques a las colmenas de abejas.

Las ayudas se dirigen a los asentamientos colmeneros que se ubiquen en la zona de asentamiento del oso en Castilla y León y sólo se subvencionará la adquisición de pastores eléctricos para explotaciones de al menos 40 colmenas, salvo que se trate de una explotación con un único asentamiento.

El máximo de pastores subvencionables es de diez por explotación apícola, y en los criterios de valoración se han primado con tres puntos a los asentamientos que en los dos años anteriores hayan sufrido daños por ataques del oso pardo.

El oso pardo (Ursus arctos) está incluido en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, en la categoría de ‘en peligro de extinción’, y actualmente en Castilla y León goza de un estatuto de protección regulado en el Decreto 108/90, de 21 de junio. La Junta de Castilla y León además aprobó el Plan de Recuperación del oso pardo, completado con la normativa básica estatal, europea y la ley 4/2015 del Patrimonio Natural de Castilla y León.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí