La Consejería de Cultura y Turismo está ultimando un plan, articulado en dos fases, con una serie de medidas que contribuirán a paliar los efectos que la crisis del COVID-19 está dejando en los sectores dependientes de su ámbito competencial

Estas medidas son fruto del contacto permanente que el equipo de la Consejería ha mantenido con todos los sectores, entidades, asociaciones y personas vinculados con los diferentes departamentos.

La primera fase del plan de reactivación consta de cuatro medidas y contará con una dotación de más de ocho millones y medio de euros.

La primera establece ayudas a la promoción y formación en la cultura, el deporte y el turismo, y a su asociacionismo, para  el apoyo a actuaciones de promoción y formación, llevadas a cabo por las entidades representativas de sus intereses, y el apoyo al tejido asociativo profesional en estos sectores.

Están dirigidas a las asociaciones sin ánimo de lucro, federaciones y confederaciones cuya finalidad sea la defensa de los intereses de los sectores de las industrias culturales y creativas, del patrimonio cultural, el deporte y el turismo afectados por la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, con los criterios que se establezcan en las bases reguladoras.

Por otro lado, el plan plantea ayudas a la modernización, innovación y digitalización en el sector cultural para adaptarse a la situación creada por el COVID-19.

Tienen como objetivo el apoyo a proyectos de inversión dirigidos a la modernización, innovación y digitalización de productos, servicios y canales comerciales, incluidas las medidas técnicas para el teletrabajo.

Están dirigidas a las pymes y autónomos de las industrias culturales y creativas, y los dedicados a la gestión y restauración del patrimonio cultural, según se establezca en sus correspondientes bases reguladoras.

La tercera línea de ayudas del plan está dirigida a los sectores turísticos y deportivos para hacer frente a la crisis sanitaria. Tienen como objetivo dotar de liquidez a las empresas turísticas y entidades deportivas que, por motivo de la emergencia sanitaria derivada del COVID-19, están pasando dificultades económicas por la falta de ingresos en el sector, a través de la financiación de los gastos a los que deben hacer frente.

Están dirigidas a pymes y autónomos que se encuentren inscritos en el Registro de Turismo de Castilla y León y a las entidades que se hallen inscritas en el Registro de Entidades Deportivas de Castilla y León, que se hayan visto afectados por las medidas adoptadas para la gestión de la crisis.

Por último, la primera fase del plan contempla medidas para mitigar el impacto en el sector del patrimonio cultural de las decisiones adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria.

La segunda fase estará compuesta de medidas de reprogramación de actividad, adaptación de las líneas de subvenciones existentes, programación cultural, deportiva y turística.

El diseño de esta fase se fundamenta en varios escenarios, en función de la fecha del fin del estado de alarma y de las condiciones del Plan de Desescalaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí