El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha presentado en Sahagún (León) el Programa de Impulso de Infraestructuras Agrarias de Interés General

Se trata de una apuesta decidida de la Consejería por el regadío y su ciclo integral como pilar estratégico del desarrollo rural.

Al mismo tiempo, se presenta como una herramienta de sostenibilidad en cuanto a la gestión del agua. Su uso eficiente en las actividades agrarias es una necesidad ante las consecuencias del cambio climático. Mejorar la competitividad de las explotaciones agrarias (mediante la adecuada gestión estacional del riego) es una oportunidad para mejorar la viabilidad económica del medio rural.

El Programa, que tiene un marcado carácter estratégico, se desarrollará hasta el año 2023.

Objetivos fundamentales

  • Mejorar el nivel de vida de los agricultores incrementando la productividad, la competitividad y la renta agraria de sus explotaciones.
  • Atraer a jóvenes al sector agrario, haciendo más atractiva la profesión y mejorando el acceso de la mujer a la producción agraria.
  • Mejorar la capacitación de los agricultores.
  • Tecnificar y digitalizar las explotaciones agrarias.
  • Mejorar la eficiencia del uso del agua.
  • Mitigar los efectos del cambio climático en la agricultura.
  • Mejorar la rentabilidad de las explotaciones mediante un uso más eficiente de los medios de producción.
  • Diversificar las producciones y mejorar su calidad, con la finalidad de adecuarse a los mercados.
  • Potenciar el desarrollo de la industria agroalimentaria.
  • Reducir la contaminación difusa, de origen agrario, en aguas subterráneas y superficiales.
  • Mejorar la calidad medioambiental de las zonas de actuación y aplicación de medidas para la reducción de gases efecto invernadero.
  • Promocionar la agricultura de regadío.

Como ha recordado el consejero, “debemos incidir en que es necesario demandar a las administraciones competentes el avance y la apuesta decidida por la creación de instalaciones e infraestructuras de almacenamiento de agua, para garantizar su aprovechamiento y uso, máxime con las perspectivas del cambio climático. Además, es necesario trasladar a la sociedad los beneficios del agua”. El tercer ciclo de planificación hidrológica debe incorporar las obras necesarias para incrementar la capacidad de regulación y la nueva PAC debe seguir incluyendo la financiación para las actuaciones de modernización y nuevos regadíos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí