Regantes del Canal del Pisuerga piden incrementar la capacidad de regulación para asegurar sostenibilidad del regadío

La Comunidad de Regantes del Canal del Pisuerga ha pedido incrementar la capacidad de regulación de la cuenca para asegurar la sostenibilidad de los regadíos y ha presentado alegaciones al Esquema de Temas Importantes de la parte española de la demarcación del Duero.

En un comunicado recogido por Europa Press, la Comunidad de Regantes Canal del Pisuerga, con sede en la localidad palentina de Astudillo, ha detallado las alegaciones presentadas en la Confederación Hidrográfica del Duero al Esquema de Temas Importantes de la parte española de esta demarcación.

Entre ellas han destacado la necesidad de incrementar la regulación actual de la cuenca para garantizar la sostenibilidad del regadío y la apuesta por la modernización de las infraestructuras, como medidas principales.

La cuenca del Duero, según han explicado, posee una «escasa capacidad de regulación» de sus recursos hídricos, cifrada en el 31 por ciento, «muy por debajo de otras demarcaciones como el Ebro –50%–, Tajo –90%– o Guadalquivir –115%–, por ello consideran que hay una «necesidad imperiosa» de aumentar esta cifra al menos en un 12%, mediante las actuaciones de recrecido de embalses existentes y construcción de varios de menor tamaño. Para ello citan el estudio realizado por la Universidad de Burgos en esta materia.

Según explica el presidente de la Comunidad de Regantes del Canal de Pisuerga, Luis Alberto Nebreda, «urge plantear en serio este tipo de actuaciones para aumentar las regulaciones y disponer de agua en las campañas de regadío con el horizonte del cambio climático, sin olvidar la función de los embalses en la prevención de avenidas e inundaciones, porque un río regulado es más seguro en este sentido».

AUMENTO HASTA EL 40 POR CIENTO

El aumento de la capacidad de regulación por encima del 40 por ciento, «unido al ahorro de agua derivado de las modernizaciones, cifrado en un 25 o 30 por ciento frente al volumen actual», asegurarán la continuidad del regadío y la presencia de población en el medio rural, ha señalado Nebreda, quien resalta además las ventajas de la implantación de un modelo eficiente de agricultura de mayor precisión, «muy tecnificada».

«Se trata de aportar agua y nutrientes en función de la necesidades del cultivo, algo que es posible con generalización de los sistemas de presurización que, entre otras ventajas, reducen la percolación de nitratos al terreno en comparación con el riego por gravedad», ha indicado el presidente de la Comunidad, quien también defiende la conveniencia de crear juntas y comunidades de usuarios, tanto de aguas superficiales como subterráneas, «para mejorar la gestión del agua, colaborar con la CHD, y simplificar procedimientos».

Por otro lado, los regantes de la comunidad palentina rechazan la propuesta de nuevo canon ambiental cifrado en 0,01 euros por metro cúbico consumido en regadío, lo que equivale a unos 60 euros anuales por hectárea.

«Este pago adicional llevaría a la agricultura de regadío a una situación límite, ya asfixiada por amortización de las inversiones y la subida brutal de las tarifas eléctricas», ha asegurado Nebreda, quien se muestra partidario de que los costes ambientales sean soportados por toda la sociedad, «sin penalizar al sector primario».

Otras medidas planteadas pasan por la revisión de las dotaciones por hectárea durante la campaña de riego, «al ser un sistema dinámico»; su aplicación por igual a todos los regantes de aguas superficiales; la implementación de planes de emergencia en los embalses, y la oposición a fijar caudales ecológicos máximos, «incompatible con la garantía de satisfacer las demandas».

Por último, la Comunidad del Canal de Pisuerga pide que se revise el Convenio de Albufeira, suscrito entre España y Portugal, que fija el caudal que debe recibir el tramo del Duero por el país luso a lo largo de todo el año, para adaptarlo al nuevo escenario de menores aportaciones.

La Comunidad de Regantes del Canal del Pisuerga comprende una superficie de 12.200 hectáreas de 22 municipios de Burgos y Palencia y está compuesta por algo más de 4.600 propietarios que suman 6.214 parcelas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí