En 1975 se descubrieron vestigios evidentes –cerámica romana, tejas y piedras– de la ubicación de una villa romana junto a las ruinas del antiguo convento de Santa Coloma.

Entre los restos cerámicos aparecidos figuran “tégulas” o tejas planas, “ímbrices” o tejas curvas y fragmentos de vasijas finas del Bajo Imperio.

Alguno de estos restos se pueden encontrar en el Museo Arqueológico de Palencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí