La subida al monte forma parte de una de las tradiciones más arraigadas.
Justo debajo de los repetidores se encuentra, lo que los vecinos y vecinas denominan la Cueva
Grande.

Al lado del alto donde se encuentran los repetidores de televisión, hay otro monte que los
vecinos denomina el castillo.
De ahí el nombre de la ruta.
La excursión no es difícil y, sin duda, merece la pena llegar al final para observar sus vistas
impresionantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí