Santa Cruz de la Zarza reducirá el riesgo de expolio y pondrá en valor sus restos arqueológicos con una importante inversión

El Monasterio de Santa Cruz de la Zarza de Ribas de Campos recibirá una inyección económica para actuar en varias zonas, priorizando la eliminación de humedades y la protección frente a robos.

Se trata de un proyecto de obras de restauración de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León. No se prevén obras de nueva planta ni de dotación de nuevas instalaciones.

Se desarrollará la intervención en cuatro ámbitos diferenciados, con distintos objetivos en cada una de ellos.

El primero lo constituyen las cubiertas del conjunto, en las que se efectuará la sustitución completa de la cobertura.

El segundo es el ámbito del antiguo claustro, en el que se ponen en valor los restos arqueológicos y se recuperan los niveles de circulación de las pandas este y norte.

El rincón del claustro es el tercer ámbito, en él se lleva a cabo la reconstrucción por anastilosis de su antigua bóveda, hoy arruinada. Por último se dota a todos los huecos del edificio, de cerramientos de protección antivandálica y antiaves.

La inversión estimada en Ribas de Campos se sitúa casi en los 320.000 euros (presupuesto base establecido)

La intervención diseñada surge ante la necesidad de resolver de forma urgente algunas de las patologías que aquejan a Santa Cruz de la Zarza, especialmente:

– La falta de cobertura del conjunto, debido al abandono en el permaneció durante décadas, que ha originado filtraciones que han comenzado a dañar las bóvedas del templo, y empiezan a suponer un problema para el mantenimiento de la estructura de cubierta.

– La fácil accesibilidad le convierte al inmueble en vulnerable ante el expolio y el vandalismo.

Todo ello origina la necesidad de efectuar obras de reparación y consolidación que eviten el progresivo deterioro del conjunto, se indica en el proyecto encargado por la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León.

A la mejora de las cubiertas y de las actuaciones de anti-intrusismo se suman el tratamiento de huecos para evitar la entrada de aves, y por último la adecuación arquitectónica de la zona arqueológica correspondiente a las pandas este y norte del antiguo claustro, recientemente excavadas.

El inmueble es propiedad de la Diócesis de Palencia, la cual, mediante convenio, tiene cedido el uso del mismo al Ayuntamiento de Ribas de Campos.

El inmueble fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 3 de junio de 1931 con la categoría de Monumento.

 

Imagen. Ayuntamiento Ribas de Campos

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí