GREFA propone un voluntariado ambiental en Tierra de Campos consistente en la colocación de nidales en silos agrícolas en beneficio del cernícalo primilla

«Nos adentraremos entre las provincias de Palencia y Valladolid, en una comarca agrícola con una biodiversidad sorprendente y podrás contribuir a la recuperación de una especie amenazada», explican.

Uno de los proyectos de mayor ámbito territorial que desarrolla GREFA es el de “Corredores para el cernícalo primilla”.

Esta iniciativa consiste en favorecer el hábitat de cría de este pequeño halcón migratorio por numerosos rincones de la geografía peninsular, aprovechando infraestructuras artificiales para la instalación de cajas nido y otras medidas que permitan la reintroducción de ejemplares criados en cautividad, así como el reclamo de atracción de individuos silvestres.

En este caso, GREFA, gracias al apoyo del Programa de Voluntariado Ambiental de la Fundación Caja Burgos-Obra Social «la Caixa», va a habilitar dos viejos silos agrícolas para favorecer la reproducción y reintroducción del cernícalo primilla en dos localidades: Castromocho, en Palencia, y Becilla de Valderaduey, en Valladolid.

«Con ello pretendemos además vincular esta acción de conservación a un territorio susceptible de sufrir importantes plagas agrícolas de topillo campesino, donde venimos trabajando desde hace diez años con un proyecto de control biológico. Es bien sabido que el cernícalo primilla es un gran depredador incombustible de topillos, por lo que juega un papel muy importante como aliado del agricultor», añaden.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí