Tras dar vía libre el Ayuntamiento al convenio y al proyecto de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales que incluye tanques de tormentas

 

Villamuriel de Cerrato ha encontrado la solución a los problemas que arrastra desde hace lustros con la gestión de las aguas residuales -margen izquierda-, que acaban en el río Carrión. Y esa solución tiene un precio: 2,25 millones de euros y tiene también un horizonte para su puesta en marcha, 2021.

Es la anualidad que se ha puesto sobre la mesa tras cerrarse un acuerdo a dos bandas entre el Ayuntamiento cerrateño y SOMACYL. Acuerdo respaldado con la aprobación del proyecto técnico de la nueva Estación de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR).

Somacyl ha puesto un plazo máximo de ejecución de los trabajos proyectados de 12 meses, dejando abierta la  posibilidad de que la empresa que resulte seleccionada ofrezca una reducción de los mismos, lo cual sería valorado de forma positiva en el proceso de adjudicación del contrato.

Se plantea la realización de un nuevo colector que recoja los vertidos provenientes
del Polígono de Villamuriel, hasta la confluencia de los vertidos del barrio de Calabazanos
con los provenientes del barrio de los Olmillos.

Se dispondrán aliviaderos para el vertido de pluviales diluidas en los puntos de recogida de los colectores principales.

Igualmente, se hace necesaria la ejecución de tanques de tormenta que recogerán
los primeros 20 min de los episodios de lluvia, periodo en el cual se produce la mayor
contaminación, para posteriormente incorporarlo al bombeo.

Ni el Ayuntamiento de Villamuriel de Cerrato ni Somacyl quieren que se alargue en el tiempo la solución definitiva. Todo dependerá de lo que dure el procedimiento de adjudicación.

Los 2,25 millones de euros es la cantidad incluida en el convenio aprobado. Un convenio que incluye además el mantenimiento de la infraestructura.

 

Imagen. Ayuntamiento Villamuriel de Cerrato

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí