palencia sonora
Imagen del último Palencia Sonora, que se realizó en la Plaza de Toros, debido a la pandemia.
-Publicidad-

El Palencia Sonora 2022 espera la afluencia de público de 44 provincias diferentes. Si estás entre esas personas que visitan Palencia con motivo del festival, aquí tienes unos consejos para disfrutar tu estancia

1 – Aquí los niños se llaman ‘chiguitos’

Y las niñas chiguitas. Y también tienen su sitio en el Festival Palencia Sonora. La organización reserva cada año un espacio de su programación para los más pequeños, ya que son muchas las familias amantes de la música que nos visitan con niños y, además, la actividad está abierta al público general de la ciudad.

En esta ocasión, la artista palentina Yanira Castro ofrecerá su espectáculo ‘Barlovento’ en la Plaza de San Pablo, el sábado 11 a las 13:00 horas, en una propuesta que se ha denominado ‘Sonora Infantil’.

2 – De desconocida, nada

Lo de que a nuestra Catedral se la conoce como Bella Desconocida es un tópico un poco anticuado, porque a estas alturas todo el mundo sabe que vale la pena visitar este gran templo, lleno de belleza en cada uno de sus rincones. De hecho, actualmente se conmemora el VII Centenario del inicio de las obras de su construcción. Precisamente a partir de junio podrá visitarse la exposición especial “Renacer”.

Y hablando de monumentos, cuando estés disfrutando de los conciertos del Palencia Sonora en la Plaza de San Miguel aprovecha para conocer este templo gótico, dominado por la espectacular torre que mira al río, donde dicen que se casó El Cid.

Si te va el Románico, tienes un ejemplo cerca: en el parque de la Huerta de Guadián está reubicada la iglesia de San Juan Bautista de Villanueva del Río Pisuerga, trasladada aquí antes de anegarse el pueblo por la construcción del Pantano de Aguilar. Y un clásico imprescindible es practicar nuestro deporte local: el ‘‘Calle Mayor Arriba, Calle Mayor Abajo’’: pasear por el centro de la ciudad es una delicia, sobre todo si prestas atención a las elegantes fachadas y los edificios modernistas de Jerónimo Arroyo.

Cuando necesites huir de aglomeraciones y caminar un poco, te recomendamos que sigas los senderos que acompañan al Río Carrión desde el Parque del Sotillo. Te llevarán por unos tres kilómetros de zonas verdes ideales para airearse y estirar las piernas. Tampoco debes dejar de visitar la zona de la dársena del Canal, que en época estival incluso puede navegarse.

3 – Más allá del lechazo y las sopas…

…hay vida gastronómica. Aunque eso no quiere decir que no debas probar nuestras sopas y nuestro lechazo, ni tampoco la famosa menestra palentina. Pero lo cierto es que la hostelería palentina se caracteriza por saber combinar tradición y vanguardia, ofreciendo ante todo productos de primera calidad y de la tierra, con marcas propias como Alimentos de Palencia. Precisamente unos días antes del festival se celebra el Campeonato de Tapas y Pinchos, con una ruta que se extiende hasta el fin de semana para sumar un aliciente más a la celebración del festival.

Como no queremos hacerle la competencia a TripAdvisor, no nos mojaremos mucho a la hora de recomendarte bares y restaurantes en concreto (qué va… ¡Es que no nos decidimos entre tantos favoritos!), pero encontrarás buenas tapas, raciones y menús tanto en las zonas de conciertos (San Miguel, Pío XII-Salón o Plaza Mayor) como en el resto de la ciudad. Modestia aparte 😉

5 – De compras

Si eres de los que huyen de las grandes zonas comerciales deshumanizadas y aburridas, este es tu sitio. Entre concierto y concierto, te será fácil sacar un rato para darte una vuelta por el comercio palentino. Destaca su variedad, el trato personalizado y cariñoso de sus profesionales y su buen precio.

El comercio palentino es muy activo, como prueban las numerosas iniciativas y campañas de sus asociaciones y su Centro Comercial Palencia Abierta. La calidad es su seña, así que puedes confiar en las personas que te atenderán estos días.

Como curiosidad, te advertimos que aquí no hay tiendas de souvenirs baratos. No encontrarás imanes de nevera con la frase ‘Estuve en Palencia y me acordé de ti’, así que tendrás que ser original en tus regalos (¡para regocijo de tus familiares y amigos!). No fallarás comprando productos de la marca Alimentos de Palencia, nuestra especialidad: vino y cerveza artesana, quesos, embutidos, pastas…

6 – Aprovechando que estamos en Palencia Sonora…

Quizás te apetezca coger el coche y salir a visitar algún monumento de la provincia. Los amantes de la historia y del arte tienen muy cerca de la capital recursos y monumentos como el Museo Campos del Renacimiento, la basílica de San Juan de Baños, el canal de Castilla, etc. Además, tienes a tu disposición numerosas rutas por la comarca del Cerrato. Y si subes un poco más, tienes el Camino de Santiago, la Villa Romana La Olmeda, el Rómanico norte o la espectacular Montaña Palentina. Si no das abasto en un fin de semana, ya sabes… Siempre puedes volver.

7 – Lo que NO hacer

La gente de aquí es acogedora, pero tajante: si nos ganas, serás nuestro amigo para siempre. Pero si cruzas ciertas líneas rojas… ¡Da por rota nuestra relación!
Nunca digas que llegaste a Palencia sin saberla ubicar en el mapa (aunque en verdad escondas tal vergüenza). Tampoco se te ocurra bromear con aquello de que esto es un barrio de Valladolid… Y sobre todo, por tu bien: nunca, JAMÁS, nos llames palencianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí