Ante la situación en la que se encontraban algunas parcelas del municipio el Ayuntamiento ha intervenido con sus medios

 

Los propietarios de toda clase de terrenos y construcciones de Villamuriel deberán mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad y ornato público. Esa es la teoria.

Los solares deberán estar permanentemente limpios, desprovistos de cualquier tipo de residuos, maleza o vegetación espontánea, sin ningún resto orgánico o mineral que pueda alimentar o albergar animales o plantas portadores o transmisores de enfermedades o producir malos olores. Eso dice la teoría.

La práctica ha demostrado que ha habido propietarios que han hecho oidos sordos de las advertencias municipales. Han incumplido el bando municipal que daba un plazo de un mes para llevar a cabo las labores de limpieza. ¿Consecuencia? Que el Ayuntamiento ha tenido que intervenir y asumir los trabajos y el coste de los mismos.

Explicaba semanas atrás el Consistorio que si los terrenos y construcciones estuvieren gravados con los derechos de uso o usufructo o cedidos en arrendamiento, dichas obligaciones recaerán sobre el usuario, usufructuario o arrendatario respectivamente, como sustituto del propietario; en estos últimos casos, el propietario está obligado a tolerar las operaciones u obras necesarias. Ni por esas. Ha habido parcelas donde de no ser por la intervención municipal aún estarían esperando la limpieza.

Ahora viene la segunda parte de la historia: el Ayuntamiento debe cobrarse los servicios prestados y conseguir que el propietario del terreno donde se ha intervenido abone el coste de las intervenciones realizadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí