Visto bueno al «salvavidas» para que locales de ocio nocturno ejerzan la actividad de hostelería y restauración

El Pleno de las Cortes de Castilla y León ha convalidado por unanimidad el Decreto-Ley de la Junta que modifica la norma de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad y que supondrá un «salvavidas», por ejemplo, para los locales de ocio nocturno que a partir de ahora podrán ejercer la actividad de hostelería y restauración y viceversa.

Tanto el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, como los representantes de los grupos parlamentarios han compartido la necesidad de dar una «respuesta urgente e inmediata» en el objetivo del «relanzamiento económico» de un «sector de relevancia» que se vio «altamente afectado» por el cierre decretado con el estado de alarma, primero, y por las limitaciones de aforo por las medidas de seguridad, después.

Para ello, se ha flexibilizado el catálogo de actividades de estos negocios si bien, una vez terminada la pandemia y recuperada «una normalidad que sea una normalidad», se evaluarán entre todos las actuaciones definitivas a seguir, según ha aclarado el consejero, ante lo que el procurador socialista José Luis Vázquez ha expresado su «escepticismo» ante el riesgo de que estas medidas perduren en el tiempo.

Según ha explicado Suárez-Quiñones, hasta este momento no era posible compatibilizar en un mismo establecimiento o instalación con carácter continuado actividades recreativas con diverso régimen de horario, público o dotaciones por lo que el operador económico se veía obligado a decantarse por ejercer una única actividad.

Sin embargo, con el cambio convalidado este miércoles se podrán ejercer en un mismo establecimiento diversas actividades recreativas, «siempre que se cumplan las previsiones normativas sobre contaminación acústica, protección de menores y, en su caso, las exigencias sanitarias y de seguridad alimentaria», ha aclarado Súarez-Quiñones.

Desde el Grupo Mixto, Laura Domínguez, de Podemos-Equo, ha reconocido que el Decreto-Ley es «necesario y ajustado» a la «situación límite» del sector que tendrá ahora una alternativa para evitar pérdidas económicas o tener que «echar la persiana».

Dicho esto, ha advertido de que se trata de un «parche absolutamente insuficiente» ante la situación de «abandono» que sufre el grueso del sector cultural de Castilla y León donde «se ha cancelado todo por doquier» a diferencia de lo que ocurre en comunidades vecinas o en otros sectores de la actividad económica.

‘BARES LLENOS Y TEATROS VACÍOS’, CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

«Bares llenos y teatros vacíos, no se puede entender», ha sentenciado Domínguez que ha considerado también «bastante contradictorio» que no se pueda acudir a un concierto cuando este miércoles se han dado cita 81 procuradores en el hemiciclo de las Cortes para votar las distintas iniciativas parlamentarias.

En el mismo sentido, el socialista José Luis Vázquez ha acusado a la Junta de Castilla y León de haber «abandonado a su suerte» durante seis meses a la hostelería y a la cultura, que, según ha lamentado, más que un plan de choque necesitarán «un plan de decesos», y ha reprochado a la Junta que no haya escuchado a los ayuntamientos, a las asociaciones de vecinos y los requerimientos de los propios servicios jurídicos partidarios de una disposición para acotar la medida a la pandemia y a sus consecuencias.

Desde el Grupo Ciudadanos, Blanca Negrete se ha mostrado convencida de que las medidas adoptadas por la Junta supondrán una «oportunidad» para relanzar unos negocios con «verdadero valor añadido para la economía» que ahora podrán adaptar modelo de negocio siempre y cuando cumplan las normativas acústica, sanitaria y de seguridad alimentaria y preserven los derechos y presencia de los menores.

Del mismo modo se ha pronunciado el ‘popular’ Vidal Galicia que ha compartido con los otros procuradores que este Decreto-Ley, «sencillo, importante y de gran trascendencia», supone un «salvavidas» para reactivar el sector ya que «ganan todos los tipos de bares y de locales».

«No es una ocurrencia de verano, es una necesidad», ha sentenciado Galicia que ha explicado a modo de ejemplo que una tercera parte de los 80 negocios de Salamanca se han acogido a una medida que va a suponer «un balón de oxígeno» y «un avance» ya que podrá atender dentro de los locales cuando llegue el frío y la lluvia. «Por lo menos les vamos a abrir puertas en un salvavidas ante las restricciones al ocio», ha sentenciado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí