La presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, ha apuntado que la institución que dirige ha demostrado ser «necesaria y ágil» durante la pandemia que comenzó a asolar el país en marzo del presente año y que ha supuesto tener que adaptarse a las necesidades de los ciudadanos de la provincia.

A pesar de todo lo malo, «las pérdidas de las personas», Armisén se queda con lo «menos malo», como es la respuesta de la sociedad y las personas, según ha señalado en declaraciones a Europa Press en el balance anual que realiza por estas fechas.

Durante 2020 la Diputación se ha visto marcada por la colaboración con los ayuntamientos, la ayuda a las personas y la apuesta por otro tipo de vida en el medio rural. Todo ello se ha podido realizar gracias a poder contar con un presupuesto que ha permitido mantener las obras de Planes Provinciales y las de emergencia por el temporal de 2019, como la del Puente de Villaescusa, a pesar de que se tuvo que dividir en dos, antes del 14 de marzo y después con la aparición del COVID.

«También hemos mantenido el plan de carreteras», ha apuntado Armisén, quien ha añadido que se ha arreglado la senda de peregrinos de la PP-2411 de cara a 2021, Año Jacobeo.

La institución provincial ha continuado con la inversión con el objetivo de «garantizar la actividad económica de las empresas y el empleo»; ha doblado el presupuesto para el ciclo del agua, ha ejecutado obras en carreteras, en los antiguos juzgados por valor de un millón de euros y ha apoyado proyectos de ayuntamientos con cargo al 1,5 por ciento cultural, entre otros.

La presidenta de la Diputación ha destacado el respaldo a las necesidades del CECOPI, ya que en junio se habían desarrollado 340 actuaciones desinfectando 35 residencias en la provincia, que aún continúan, así como municipios y colegios.

«La Diputación se ha adaptado a las circunstancias y ha sabido reorientar los recursos», ha subrayado Ángeles Armisén, quien ha incidido en que ha aumentado las ayudas en el área de Desarrollo Económico un cien por cien, incorporando 400.000 euros para llegar a un presupuesto de 1,4 millones de euros; ha creado ayudas para sufragar los préstamos ICO y para la hostelería con una subvención por el importe del IBI, todo en un «clima de diálogo».

De cara al año que comienza, la institución provincial ha preparado un presupuesto «expansivo» con un incremento del 4 por ciento que va a permitir mantener el nivel de actividad y los proyectos importantes todo ello ante una «situación de inseguridad financiera institucional», ha apuntado la presidenta.

Así, desde la Diputación se va a apostar por la lucha contra el Reto Demográfico y el apoyo al desarrollo económico y el empleo. «2021 va a ser el año en que se van a consolidar lugares como Palencia como nuevos destinos a través de diferentes proyectos» como son las Edades del Hombre, el Año Santo, o el proyecto Tierra del Renacimiento que prevé abrir sus puertas en Semana Santa, «un año de protagonismo para Palencia» ha insistido Armisén, quien pide a este nuevo ejercicio «empleo», además de salud y que se acaba el virus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí