-Publicidad-

Los orígenes de Casa Benito Golosinería se remontan a 1950.
Todo comenzó con Benito y con una bandeja o cesta de mimbre al cuello, llena de chucherías a las puertas del cine de Carrión de los Condes. Ese era el momento en el que el abuelo de María Eugenia (gerente actual del negocio y quien nos cuenta cómo fueron los inicios de este negocio familiar hace 50 años) aprovechaba para vender sus dulces a los espectadores que se acercaban a ver una película.

Algunos de esos dulces, se daba la casualidad, los hacía de manera casera, como los tradicionales coreanos (pirulís) que vendía a 50 céntimos de peseta y a los que en ocasiones añadía una moneda en su interior para dar una pequeña alegría al afortunado que le tocara.

Más tarde Benito se movería con su puesto ambulante de golosinas entre la Plaza Mayor y El Plantío, y allá donde hubiera música. Y tras despachar en el quiosco de la plaza del Teatro Sarabia, fue en el año 72 cuando se decidió a abrir la tienda que es hoy en día, ubicada en la calle Santa María, 9. Un negocio familiar que inició Benito pero del que también han formado parte su mujer Pilar, su hija Pili y, desde hace un año también su nieta María Eugenia, quien recuerda que eran muchas las frases o palabras rutinarias que su abuelo dedicaba a los clientes y siempre con una sonrisa: ¿Pa comerlo o pa chuparlo?, cisco cincuenta (5,50), 25 licurcias y caraguapa.

Casa Benito ha sido siempre el quiosco de referencia de Carrión de los Condes. Hace años ya los internos que estudiaban en los colegios del municipio y que tenía los domingos libres, se acercaban a este quiosco porque “digamos que era el sitio oficial donde comprar chuches”, dice María Eugenia.

Una tienda que con el paso de los años ha ido incorporando nuevos productos como dulces de la zona y embutidos, de cara, sobre todo, a los peregrinos que hacen parada en Carrión de los Condes, y que además, continúa añadiendo nuevos servicios a los clientes como la confección de tartas de chuches o mesas de dulces y palomitera para eventos con el fin de seguir prestando el mejor de los servicios a los clientes, tal y como ya lo hacía Benito hace 50 años que con su simpatía y buen hacer endulzaba la vida de los vecinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí