El Grupo Parlamentario Popular ha registrado hoy una Proposición no de Ley para paliar el impacto que está teniendo la nueva metodología de cálculo de los costes eléctricos sobre la agricultura de regadío; que, según los cálculos de algunas organizaciones agrarias, «habría encarecido la factura eléctrica un 1000% en los últimos años, lo que supone un incremento de costes de producción hasta del 50 por ciento», señalan en nota de prensa.

En este sentido, Marcos recuerda que el Gobierno del Partido Popular aprobó en marzo de 2018 por Ley «la posibilidad de la doble facturación eléctrica en regadíos, lo que supone que el sector pueda pagar en función del consumo energético en cada momento del año.
Por ello, como señala la portavoz de Agricultura del GPP, Milagros Marcos, estas mismas organizaciones agrarias han acudido al Defensor del Pueblo ante la inacción del Gobierno para exigirle que regule y aplique lo que ya el PP había previsto hace tres años».

Sin embargo, como denuncia la portavoz popular, «el Ejecutivo de Sánchez no ha
aprobado el desarrollo reglamentario necesario para establecer el procedimiento a
seguir, lo que obliga a los agricultores a continuar contratando y pagando la potencia máxima todo el año aunque sólo la utilicen durante, tres o cuatro meses.
Esta inacción, unida al olvido de financiación para los regadíos y los nefastos cambios introducidos en el cálculo de los costes eléctricos por el Gobierno de la nación, llevaron al Partido Popular hasta en dos ocasiones, en los últimos tres meses, a adelantarse y debatir en la Comisión de Agricultura del Congreso de los Diputados esta misma propuesta. La negativa de los grupos que sustentan al Gobierno a adoptar las medidas que proponía el PP ha impedido que hoy el problema este resuelto».
Añaden los populares que «hoy la energía supone ya cerca de la mitad del coste de la producción agrícola y ganadera en cualquier explotación de regadío, por lo que el encarecimiento exponencial de la factura de la luz saca a nuestros productos del mercado al costar mucho más producir en España que en cualquier otro país. En esta situación, España pierde competitividad respecto a países europeos con los que competimos, con la consiguiente reducción de exportaciones y aumento de las importaciones. Si no se cambia el rumbo tendremos dependencia alimentaria, comeremos lo que nos quieran vender y pagaremos lo que nos quieran cobrar otros”, advierte.
“Una vez más la agricultura paga el pato del desgobierno de Sánchez”, asevera Milagros Marcos, quien afirma que “si se triplica el precio de la factura de la luz en época de riego con temperaturas superiores a los 30 grados no hay cultivo que resista sin agua, ni habrá productor que pueda soportar el coste de regar sin perder dinero”. “Este precio de la luz hace inviable la producción agraria”, asevera.

MEDIDAS A IMPULSAR DE MANERA INMEDIATA
Para evitarlo y ayudar a los agricultores a poder seguir desarrollando su actividad sin perder dinero, el GPP ha registrado, por tercera vez la Proposición no de Ley en la que insta al Gobierno a:
1. Promover y regular con carácter inmediato la doble facturación eléctrica prevista en la Ley 1/2018 a fin de poner en marcha un modelo de tarifación favorable y adaptado a las especiales características del sector agroalimentario español y con ello incentivar la incorporación de jóvenes y asegurar la rentabilidad de la actividad económica a él vinculada, como motor fundamental de la economía del medio rural.
2. Adoptar las medidas necesarias para evitar incrementos de facturación eléctrica
en tanto se aprueba la nueva normativa.
3. Potenciar la implantación de energías renovables en el mundo rural como mecanismo de reducción de emisiones, ahorro de costes y, por tanto, complemento de los ingresos de los agricultores y ganaderos.
4. Desarrollar las acciones necesarias para un adecuado desarrollo reglamentario para evitar impacto negativo en las explotaciones del agro español de las previsiones legales de la inminente Ley de Cambio Climático y Transición Energética y del anunciado Fondo para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico Nacional.
5. Incorporar la financiación de nuevos regadíos y modernización de los existentes a los planes para la reconstrucción económica de España post covid especialmente en los Fondos Next generation EU a fin de cumplir con los compromisos previstos en los diferentes Planes Hidrológicos de Cuenca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí